• ¡REFLEJO DE LA CRISIS! Alimentos se venden ahora en empaque pequeños

    Es una mañana cualquiera en el Mercado Municipal de Catia, al oeste de la capital venezolana. Una mujer está parada frente a un local cuyos estantes pasan los dos metros de altura. Parece fijar su mirada en todo y en nada específico a la vez. Se acerca un paso y entrecierra los ojos para ver los precios de una repisa que solo expone productos en presentaciones pequeñas, podría decirse que individuales: café, azúcar, salsa de tomate, aceite, margarina y pasta.

    –Ahora todo viene en pequeñito, ¿no?– le comenta a otra mujer que está pagando.

    –Versión gourmet, como dice mi sobrina– le responde y ambas se ríen.

    Los vendedores informales también se han adaptado a la necesidad de compra de la población. El que no puede pagar ni siquiera el medio cartón de huevo, lleva seis unidades | María Jesús Vallejo

    Desde hace algunos meses, las estanterías de los abastos comenzaron a llenarse con alimentos no perecederos en presentaciones reducidas, con bastantes menos gramos por debajo de las presentaciones tradicionales.

    Los comerciante estiman que estas presentaciones aparecieron entre abril y mayo. José Quintero, encargado de un local en la parroquia Sucre, asegura que, por ejemplo, la margarina de 250 gramos cuesta 20.000 bolívares, mientras que la de medio kilo, 32.000. Él no considera que llevar la más pequeña represente una ganancia, pero es lo que la gente puede pagar.

    Los datos de la economía venezolana respaldan su opinión. De acuerdo con el último informe del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), para adquirir la canasta básica alimentaria durante el mes de julio se requerían 41 salarios mínimos, fijados en 40.000 bolívares. Además, la capacidad de compra de una familia venezolana era, hasta ese momento, de 2,4%. Si bien parte de la ciudadanía dejó de tomar el bolívar como referencia, solo 20% de la población tiene acceso a divisas y, por tanto, puede presupuestar en moneda dura, según economistas del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice Libertad).

    El “Pan pal’ día” trae solo 10 rebanadas, en comparación al de 650 gramos, de 22 rebanadas, y cuesta la mitad del precio | María Jesús Vallejo

    Diana Álvarez, estudiante universitaria, cuenta que sus padres son empleados públicos y no reciben ningún bono ni tienen la posibilidad de adquirir los productos subsidiados por el Estado a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Desde hace un par de meses comenzaron a comprar azúcar, café y margarina en empaques individuales.

    “No es que ahorramos, pero es que no nos alcanza para más”, dice. Un kilogramo de azúcar, hasta la primera semana de septiembre, costaba 24.000 bolívares, si la familia de Diana decidía comprarlo, no podía llevar otras cosas; pero si escogían el empaque de 250 gramos por 5.000 bolívares, también podían comprar 100 gramos de café y una margarina de un cuarto de kilo.

    El ingreso mensual de los padres de Diana es de 80.000 bolívares, que, si se cambia a tasa Dicom, da un monto mensual de 3,4 dólares para cubrir las necesidades de su familia de cuatro integrantes. El Banco Mundial establece que la medida para hablar de pobreza es 1,90 dólares al día por persona.
    Incluso los vendedores informales se han adaptado a las necesidades de los consumidores.


    No es que ahorramos, pero es que no nos alcanza para más

    Diana Álvarez, estudiante universitaria


    Santos Martínez tiene un puesto en el Bulevar de Catia en el que vende huevos. Desde hace un mes, además del cartón, que trae 30, y el medio, de 15, comenzó a armar paquetes de seis unidades. Hasta hace una semana, el conjunto costaba 16.500 bolívares, mientras que el medio cartón de huevos, 30.000. Asegura que es lo que más vende porque es lo que la gente puede pagar.

    Aun con la opción de pagar la mitad por productos de primera necesidad con las nuevas presentaciones, la hiperinflación pulveriza la capacidad de compra: para el cierre de 2019, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que cierre por debajo de 1.000.000%. Aura Barrios vive en Pinto Salinas, parroquia El Recreo, y la pensión del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss) le alcanza para medio cartón de huevos y una malta que se compra cuando sale, para mitigar el calor.

    Según comerciantes, desde el segundo trimestre del año, la margarina de 250 gramos comenzó a ser distribuida y para muchos consumidores, se convirtió en una forma de economizar | María Jesús Vallejo

    Aura depende de sus hijos e hijas, por eso siempre intenta economizar. Desde hace dos meses comenzó a comprar margarina de 250 gramos. La primera vez le costó 15.000 bolívares; 15 días después, la consiguió en 16.500; luego de una semana ya estaba en 19.000. aunque admite que le rinde y le gusta, cada vez le cuesta más pagar por ella. Aun así, Aura se niega a renunciar a sus gustos, prefiere comprar de a poco y en cantidades pequeñas que dejar que las dificultades económicas le arrebaten sus costumbres: “La gente me dice ‘ay, ¿pero para qué necesitas margarina?’. Pero la verdad es que me gusta, siempre me ha gustado y cuando no hay queso para la arepa, hay margarina”.

    NAM – El Pitazo
    Loading...