• ¡PROTESTA PACÍFICA! Manifestantes tomaron Bangkok para pedir reformas democráticas

    Miles de estudiantes y opositores al gobierno de Tailandia acudieron este sábado a la explanada frente al Gran Palacio de Bangkok para reclamar al gobierno una reforma de la Constitución -centrada sobre los poderes del rey-, la disolución del actual Parlamento y la celebración de elecciones democráticas.

    La Policía cifró la asistencia en unas 5.000 personas a primeras horas de la tarde, pero el número de participantes crece por minutos mientras continúan llegando gente a esta manifestación pacífica cuyos discursos con las demandas al Gobierno tendrán lugar por la noche y que se espera continúe hasta el domingo.

    Los organizadores esperan alcanzar las 50.000 personas, en la que se convertiría en la manifestación más grande desde el golpe de Estado de 2014.

    «Estamos muy contentos con la participación. Esto significa que nuestras demandas coinciden con lo que la gente quiere», declaró a Efe Panupong «Mike» Jadnok, uno de los organizadores.

    Las autoridades han desplegado un amplio dispositivo de seguridad en el casco antiguo de la urbe para tratar de controlar a la multitud.

    Con el brazo en alto y mostrando tres dedos -anular, corazón e índice-, gesto popular por la saga «los juegos del hambre», los asistentes muestran su desafío al Gobierno y la prohibición por parte de las autoridades.

    Camisetas que se burlan del primer ministro, el general golpista reconvertido en político, Prayut Chan-ocha, acompañan a pancartas en favor de la democracia y banderas del orgullo LGTB para reclamar mayores derechos para este colectivo, entre otra parafernalia.

    A la jornada también han acudido varios grupos de los llamados «camisas rojas», seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra que fue defenestrado del cargo con un golpe de Estado que cumple justo hoy el 14 aniversario.

    Este movimiento de protesta transversal, organizado principalmente por varios grupos estudiantiles, incluye entre sus demandas una reforma de la Constitución y la disolución del Parlamento que consideran heredero de la antigua junta militar (2014-2019), así como reducir el poder e influencia del Ejército en la política.

    Sin embargo, la petición más espinosa es limitar el poder de la monarquía, sometiéndola a mayores controles constitucionales y acabar con la ley de lesa majestad que castiga con hasta 15 años de cárcel a quien critique a la familia real, entre otras medidas.

    Durante la manifestación también se han visto algunos carteles críticos que hacen una referencia velada al actual monarca, Vajiralongkorn.

    El actual rey no ha heredado el carisma ni el respeto que despertaba su padre, el fallecido Bhumibol Adulyadej, y además pasa gran parte del año en Alemania, donde vive con su esposa, la reina Suthida, y una consorte real.

    Desde hace décadas nadie se ha atrevido a pedir públicamente una reforma de la monarquía, lo que supone una ruptura generacional entre los universitarios y sus padres, muchos de ellos en contra de este debate.

    NAM/EFE

    Loading...