• #OPINIÓN «Trabajadores venezolanos» | Francisco Arias Cárdenas

    El mes de mayo, esplendor de la primavera, tiempo de cosecha de mangos y cosecha (pesca) de jureles, como oí decir a un pescador de las costas de Aragua. El primer día del mes, es precisamente la fecha prevista en la mayoría de nuestros países para celebrar el día del trabajador, en homenaje a sus batallas en Chicago, Nueva York y otros lugares del mundo, por sus reivindicaciones y derechos.

    En Venezuela es una tarea conjunta y obligante de este momento, para nuestro gobierno, para los empresarios y para los políticos, lograr los nuevos estadios de dignidad para los trabajadores. Incluso es una batalla necesaria para el propio sector laboral.

    Atrás van quedando las confrontaciones estériles, al margen de nuestras leyes, los apresuramientos por tomar el poder, asaltarlo a cualquier costo y de cualquier manera irresponsable. Van quedando aislados los tristes nostálgicos, militares y civiles, de la invasión norteamericana, para cambiar el gobierno y ponerlos a disfrutar de las riquezas nacionales.

    Ha traído experiencias para todos, la situación económica de nuestro país. El bloqueo, irracional y su incidencia en la crisis petrolera nacional. Soplan buenos vientos, buena brisa para la reactivación económica de la nación.

    Vienen sintiéndose paulatinamente para nuestros trabajadores públicos y privados, la mejora en sus ingresos. De manera constante este efecto debe ir trascendiendo hacia todos los sectores. Una nueva cultura va a salir de la reciente y presente situación. La realidad de la producción nacional, en condiciones de competir, no dependiente ya de la dadiva de fondos de la renta petrolera, es una realidad virtuosa que todos debemos estimular y proteger.

    Trabajo impecable debe ser el de los responsables para ir haciendo que en esas empresas permeen hacia los trabajadores los beneficios de la nueva producción de manera justa, hacer que el lucro no se haga en desmedro de los que producen riqueza con sus manos, eso sería retrotraernos a peores circunstancias que las que combatimos, esto no podemos permitirlo.

    Allí es pertinente, igualmente, la lucha propuesta desde el PSUV para frenar la corrupción, no pueden existir otros impuestos que los establecidos por la ley. No puede haber un funcionario que retenga un contenedor en un puerto hasta cobrar “comisiones” que no son más que asalto desde el poder. Esta lucha también es de todos los ciudadanos de cualquier postura.

    Mención especial merece el aprendizaje y la batalla que están dando trabajadores venezolanos fuera de nuestras fronteras. Sin duda que aprenden, enseñan donde están y van a enseñar a su regreso a nuestra patria. Desde nuestro trabajo en la Embajada en México, somos testigos de estas odiseas de personas y de familias, abriéndose espacios laborales a base de sacrificio, de dedicación.

    Orgullo de nuestro gentilicio son esos trabajadores, que con su esfuerzo ayudan para el sostenimiento de sus familias, se sacrifican muchas veces para enviar recursos a su parientes afectados por la crisis. Una investigadora en ciencias sociales venezolana, esposa de un embajador extranjero, me decía que este aprendizaje va a ser seguramente, un activo importante que se sumará al futuro próximo de nuestra patria.

    A estos trabajadores que están fuera de Venezuela, también nuestra felicitación y nuestro servicio, porque desde donde están, construyen la patria nueva que renace en la unidad de todos sus hijos.

    NAM/Arias Cárdenas

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

    Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

    Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

    Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

    Grupo de WhatsApphttps://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m