• #OPINIÓN ‘Y en esta oscurana ¿Dónde está el piloto?’ (Salvador González)

    El calvario prolongado e inclemente que venimos padeciendo los zulianos desde hace ya una década, por causa del grave deterioro en los servicios públicos esenciales, alcanza ahora su cénit con la electricidad y la falta de combustible para el transporte; ambas calamidades tiene sumido al estado Zulia en un mar de incertidumbres y  se ha acrecentado en el último lustro a niveles agobiantes. Ya es hora de que el  liderazgo regional asuma la reivindicación de los ciudadanos en su derecho a una vida digna, posibilidad ya bombardeada por el ahogo económico.

    El gobernador del Zulia debe asumir ya su rol de cabeza de región en esta emergencia, y convocar a todos los sectores a una jornada de trabajo continuo, que no cese hasta que los efectos sean evidentes, y se logre construir un plan que construya y exija la solución inmediata. Y juntos, con civismo y espíritu de colaboración, coordinar con el Presidente Nicolás Maduro y su gabinete, las soluciones, su ejecución y su monitoreo.

    Esta causa nos compete y nos necesita a todos; a esa reunión deben ser llamados todos los que tienen relación y responsabilidad con el Zulia; esa convocatoria urgente y abierta tiene que incluir a los diputados zulianos catalogados como legítimos, ilegítimos y a los que se consideran superlegítimos: a los funcionarios de gobierno,  y a los opositores; a los ultraopositores y a los chavistas radicales; a los dirigentes que se consideran morales, moralistas y supramorales; a los de derecha y a los de izquierda; al sector privado y al público; a todos los niveles de gobierno, a los que piden sanciones y a los que abogan porque éstas se levanten; a los responsables del Gobierno Nacional, regional y municipal; a los gremios profesionales con competencia en el área, como el Colegio de Ingenieros; a las universidades y a los dirigentes sindicales. Disminuir los niveles de incertidumbre es una de las necesidades básicas del ser humano, y un deber de quienes asumen el gobierno y los liderazgos.

    Ya baste de seguir empujándonos en una guerra ideológica, de espacios de poder, de intereses mezquinos, sin lograr un acuerdo siquiera para solucionar problemas básicos para la población, como son los servicios indispensables de electricidad, agua y combustible para el transporte.

    Si le preguntan a cualquier habitante del Zulia –un ciudadano común, claro- responderá que siente ya que han pasado dos siglos de un calvario que no cesa, que apenas da pequeñas treguas llenas de incertidumbre, de angustia, padecimientos y pérdidas económicas; a la falta de electricidad y la intermitencia del servicio de agua potable se une la carencia de gasolina, el tráfico ilegal de la misma que es una extorsión cotidiana e inalcanzable para la mayoría; todas situaciones que se unen al colapso de los sistemas de salud, seguridad y la depauperación del salario.

    Es inaceptable que haya regresado una crisis del sistema eléctrico –luego de reiterados anuncios de inversiones para su recuperación, y los trabajos en Termozulia- mientras quienes se llaman líderes, y quienes gobiernan, silben y miren al cielo. Ya es hora de que nos unamos en una sola causa por el Zulia, subiendo un peldaño por encima del cieno de intereses personales y grupales, y nos aboquemos a resolver de forma seria, científica y responsable, honesta y eficientemente, el caos del suministro eléctrico, y de los servicios públicos.

    Alexander Von Humboldt, científico universal, dejó registrado en el año 1.803 su asombro ante la falta de unidad de los venezolanos en torno a causas que son comunes: “…de esta situación nace una confusión de ideas (…) una tendencia revolucionaria general. Pero este deseo se limita a perseguir a los europeos y hacerse luego la guerra entre ellos mismos”.

    Por el bien del Zulia, dejemos de hacernos la guerra entre nosotros mismos mientras el pueblo padece. Evolucionemos. Hagamos historia y República de verdad. Miremos al suelo y trabajemos. Las diferencias seguirán, pero no son irreconciliables si se trata de responder al momento histórico, a las justas exigencias de los ciudadanos. Salgamos del siglo XIX, por fin, y asumamos con valentía el reto de ser racionales, nobles, y de responder a las expectativas que sembramos alguna vez en nuestra gente, asumamos el liderazgo efectivo que el Zulia merece.

     

    NAM/Salvador González

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

    Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

    Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

    Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

    Grupo de WhatsApphttps://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m