• ¡ATENCIÓN TROCHEROS, MOCHILEROS, CAMINANTES! Obligan a venezolanos a ser ‘narcomulas’ en sus traslados a Chile

    Cuando se habla de diáspora, desgraciadamente se debe incluir lo malo y los malos y, por lo general, hasta quien sabe si más son los malos que los buenos los que se aventuran a cruzar fronteras ilegalmente para luego establecerse y comenzar a hacer de las suyas para obtener divisas y moneda extranjera con qué delinquir. No se sienta ningún venezolano decente, honrado, trabajador y corajudo incluido en ese “quien sabe”, pues, sabemos que muchos compatriotas desesperanzados y obligados por las circunstancias emprenden huidas temerarias, pero, tenga cuidado, porque en Chile está el Tren de Aragua. Son parte de los “malos” que se han ido para extender su mafia y su terrorismo a países donde el venezolano es vulnerable y de ello se aprovechan. ¿Quiere saber cómo? Siga leyendo.

    Salieron hace mucho tiempo de Venezuela y fijaron como destino a Chile ¿Por qué a Chile? Porque es uno de los países meta de un gran número de connacionales decididos a migrar del socialismo venezolano, quienes, a falta de recursos para ir a Estados Unidos o España, ven en Chile una alternativa atractiva, un país “estable”, económicamente robusto, con cierto desarrollo, cierto nivel de vida que invita a soñar en construir un destino con mejores oportunidades.

    Algunos connacionales hacen las cosas bien, aunque, a veces, no todos tienen los modos económicos para hacer las cosas bien ¿Qué es hacer las cosas bien? Bueno, entrar a Chile vía aérea, con todos sus papeles en regla, respetar las normas migratorias e ir gestionando todos los recursos jurídicos necesarios para obtener una residencia, un trabajo y comenzar de cero una vida con una visión estable, progresista, segura de lo que se desea, pero eso cuesta bastante y no todos tienen para sufragarlo.

    Quienes no tienen, entonces se “aventuran” a usar el otro mecanismo “mochilear” irse por tierra, con pocos recursos y dispuestos a caminar y llegar al país destino cruzando aguazales, montes, caños, ríos, muros, montañas, inmensas explanadas agreste, con un frío inmisericorde, sin un techo seguro para dormir y llegar a refugios “a ver qué me ofrecen, qué hacen conmigo y mi familia”. Es duro, como quiera que se vea es duro.

    A este último grupo, es que visualizan los delincuentes del Tren de Aragua y quizá otras organizaciones similares asentados en las fronteras entre Bolivia, Perú y Chile con sus operadores allí bien entrenados para embaucar y someter.

    No es cuento, es real

    Por efectos de seguridad, vamos a omitir su nombre verdadero y en lo sucesivo utilizaremos “Arminda”. Pues, resulta que Arminda optó por subirse al bus e ir de país en país hacia el sur.

    Llegó a Bolivia, donde se ubicó en un refugio y ahí comenzó el calvario, pues, allí opera un brazo del Tren que perfila a la gente, las estudia y las selecciona, para luego ofrecerles servicios cómodos y “seguros” para trasladarlos sin “traumas” hasta Iquique o Santiago.

    “Bolivia se convierte en la México de esta zona, es decir, el mismo procedimiento que ocurre en México con el ‘coyoteo’ ocurre en Bolivia para pasarte a Chile, porque igual vas a entrar de ilegal, sin la visa y sin el montón de vainas que te piden”.

    Arminda pasó frío en cantidad, un coyote la contactó y le dijo que él podía pasarla a Iquique –pueblo fronterizo de Chile con Bolivia- con seguridad.

    El acento venezolano y la “labia” del tipo la convenció. Por eso, estimado migrante, o futuro migrante, atienda la sabia que dice: “En el extranjero, tu peor enemigo es el venezolano”.

    Arminda confió y tuvo que pagarle una ‘bicoca’ al coyote, igual como ocurre en México.

    “Yo confíe y le pagué, pero, como yo, muchos, por eso me sentí segura y acompañada. Nos montaron en una camioneta y nos llevaron a un hotel, luego nos movieron a otro hotel, explicándonos que ese es el procedimiento para eludir a Migración”.

    Todo iba bien para Arminda y un grupote que la acompañaba: “Pero al momento de ser pasados hacia el lado chileno de la frontera –recalca Arminda- ahí es cuando se quitan la máscara”.

    “Bueno, nosotros les hemos dado protección y los hemos traído hasta aquí, pero eso no es de a gratis, aparte de lo que ya pagaron, la condición para terminar el proceso es que deben llevar esta ‘mercancía’ y cuando pasen, uno de nosotros los va estar esperando, quien se niegue, lo liquido; quien denuncie, lo elimino; quien proteste, aquí mismo lo jodo, no hay opción”.

    Un corrientazo de pánico invadió a Arminda y con toda seguridad al resto de personas que estaban con ella.

    “Nosotros somos del Tren de Aragua, ustedes nos conocen, nos han oído por radio, nos han visto por las redes y por televisión, saben que somos una organización grande y nosotros les ofrecemos protección y seguridad, pero estas son nuestras condiciones y no hay otra opción que cumplir o hasta aquí los trajo el río ¿me comprenden?”.

    Saber con certeza si en realidad son del Tren de Aragua, es algo que corresponderá a las autoridades confirmar, pero, al menos Arminda nos dijo que así se identificaron.

    “Nos sembraron droga, nos metieron paquetes en nuestros maletines, a todos, a algunos más que a otros, incluso nos vaciaban la maleta, o sea, nos sacaban cosas de nosotros; ropa, objetos de uso personal, para ellos poder meter su droga”.

    Así lo hicieron: “Ustedes normalitos, mis hijos, normalitos, porque si ponen cara de burro en orilla e’ barranco, la migra o los carabineros lo van a notar y los van a revisar y los van a meter presos o a deportar y si se les ocurre nombrarnos, por aquí los vamos a esperar o allá mismo en Venezuela, ya ustedes saben”.

    Con semejante amenaza ¿Quién se opone y cómo? Arminda y sus compañeros siguieron con sus valijas repletas de droga, pero, afortunadamente, en esa ocasión, el procedimiento se completó con éxito.

    “Por la gracia de Dios Padre, no pasó nada. Cuando llegamos y cumplimos nuestra misión de entrega, no pasó nada, nos dejaron tranquilos, nos dijeron que lo olvidáramos todo y que ellos también nos iban a olvidar”.

    Arminda está en Chile, guapeando, enfrentándose a un montón de desafíos, el principal es aguantar la xenofobia, el rechazo de muchos y, a pesar de que en Chile siempre hay más manos amigas que enemigas, es duro para un venezolano o para cualquier extranjero llegar a un país y no ser bien recibido, ser dura e injustamente juzgados por la forma como entraste al país, pero más duro aún es llegar a un país extranjero sabiendo que serviste de ‘narcomula’ a un cartel del narcotráfico.

    “Cuando llegué a mi hotel, cogí esa maleta y la limpié, le eché hasta cloro, la limpié todita y la froté bastante. La ropa tuve que lavarla todita, tenía el pánico de que oliera a droga y, aunque los paquetes estaban muy bien envueltos y no manaba olor, igual el miedo me hizo reaccionar así. No boté esa maleta, porque en verdad no vine a Chile a comprar maletas y no tengo dinero para estarlo botando así”.

    Atraparon a los líderes, pero…

    Ya en Chile están advertidos de que esto está sucediendo y activaron un despliegue de búsqueda intensa que dio sus resultados. Estos líderes negativos eran buscados en el extranjero por homicidios y otros delitos en países de Sudamérica, el brazo operativo en Chile de la banda criminal más peligrosa de Venezuela, el Tren de Aragua, cayó el pasado jueves. La PDI allanó inmuebles en tres regiones del país, lo que significó la detención de 7 peligrosos traficantes de migrantes.

    La Policía de Investigaciones (PDI) desbarató al brazo operativo en Chile del cartel “Tren de Aragua”, compuesto en su mayoría por ciudadanos venezolanos. Todos eran buscados por su participación en secuestros con homicidio, tráfico de migrantes, extorsión y otros delitos.

    Detectives de la Brigadas Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (Brianco) realizaron el pasado miércoles operativos paralelos en cinco ciudades del país: Iquique, Alto Hospicio, Santiago, Quillota y Quilpué.

    De acuerdo a información exclusiva a la que accedió la Unidad de Investigación de BioBioChile, aquello permitió que funcionarios de la PDI detuvieran en Quilpué a Carlos González Vaca -venezolano de 33 años- apodado el “Estrella” y quien era el líder de la mega banda criminal.

    En paralelo, en la ciudad de Iquique fue capturado David Landaeta Garlotti alias el “Satanás”, también venezolano que se dedicaba activamente a participar de secuestros y quien mantenía dos notificaciones rojas de la Interpol por delitos de homicidios calificados en Venezuela y en Perú (este último en calidad de tentativo).

    Landaeta Garlotti, según fuentes policiales, reconoció ser el autor del homicidio de un connacional suyo ocurrido este miércoles 22 de marzo en el sector La Pampa de Alto Hospicio.

    De todos modos, estos son grupos tan bien estructurados y organizados que, con toda seguridad quedó un reducto por allí, así que, piénselo dos veces antes de irse por el método del ‘coyoteo’ de Bolivia a Chile.

    NAM/Equipo de Sucesos

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

    Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

    Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

    Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

    Grupo de WhatsApp: https://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m