• ¡MIRA CÓMO SE USAN! Lanzan los nuevos monopatines baratos de Cabify

    Desde que el gobierno dio el visto bueno a Grin para ingresar al país con su negocio de monopatines eléctricos de alquiler son cada vez más los actores nacionales e internacionales que se quieren sumar al negocio de la nueva movilidad urbana. El negocio llegó incluso hasta oídos de YPF que está invirtiendo, desde Sillicon Valley, en su propia división llamada Bird a través del fondo YPF Ventures.

    En este contexto es que llega un nuevo jugador al país. Se trata de la división de Cabify de transporte urbano en monopatines llamada “Movo”. Estrictamente, el proyecto pertenece holding español Maxi Mobility, que cuenta en su cartera a Cabify, de viajes particulares on demand, y al sistema de delivery Glovo.

    “En la Argentina tenemos una clara posibilidad de ser punta de lanza”, afirma Miguel Abad, director global de asuntos públicos de Movo en diálogo con Infotechnology. La empresa está trabajando en el segmento de scooters electricas desde 2017 y tiene presencia en 11 ciudades en 7 paises, principalmente en iberoamerica. “El transporte tradicional no sirve para trayectos cortos,de menos de 4km, en ese segmento queremos ofrecer una alternativa más rápida”, explica el ejecutivo.

    En este sentido, en la Capital Federal hay 1,6 millones de vehículos particulares patentados, más del 10% del parque total del país (13 millones) por lo que la situación del transporte urbana es complicada.

    La startup lleva seis meses en suelo argentino en diálogo con las autoridades que están generando la reglamentación necesaria para que estas nuevas startups de movilidad puedan operar. “La llegada al país fue discreta porque aún está en proceso la resolución y autorización del programa piloto. Seguimos los tiempos que nos indicaron las autoridades y por eso fuimos más lentos en salir a la calle. Siempre estuvimos listos para trabajar”, aclara Abad, respecto a la posible competencia con empresas como Grin.

    Entre otras cuestiones, la ley que se está preparando contempla cuestiones como la edad mínima para poder utilizar el servicio (que sería de 16 años), los lugares habilitados para operar (ciclovías y bicisendas presumiblemente) y las cuestiones de seguridad (no más de una persona, luces traseras y delanteras funcionales, frenos, bocina y casco)

    Desde Movo explican que están en tratativas para delimitar la zona y la cantidad de unidades con las que empezarán a operar, según adelantó la propia compañía, en las próximas semanas.

    NAM/Con información de Infotechnology

    Loading...