• ¡SUPERLIGA EUROPEA VS UEFA Y FIFA! ¿Quién tiene la razón?

    La Superliga Europea es un hecho o, por lo menos, ya tiene una estructura con 12 equipos como principales fundadores de esta nueva competición que reunirá a toda –o a la mayoría de- la élite futbolística y económica que hace vida dentro de este deporte en el Viejo Continente.

    El 18 de abril del 2021 se ha convertido en otra fecha importante dentro de la historia del fútbol mundial, generando un significativo revuelo en todas las personas que hacen vida dentro de este mundo. Pero, más allá de toda la información que ha salido de diferentes fuentes, es necesario poner la lupa en lo que significa la creación de la Superliga, lo que puede generar al resto de equipos del mundo y cómo puede afectar al fútbol como lo conocemos.

    Tenemos que ir paso a paso, teniendo en cuenta que todavía no se han confirmado todos los equipos que la disputarán (12 fundadores pero se habla de que participarán 20 equipos) y que falta ver cuáles serán las medidas de la UEFA y FIFA a partir de la creación de la misma, considerando que no hay nada oficial sobre si se aceptará todo o se castigará a los involucrados.

    ¿Cómo afecta al producto?

    La Superliga Europea es un torneo que contará con 12 de los equipos más grandes de Europa por lo que, a nivel de producto de ocio y futbolístico, es casi inmejorable en su esencia.

    Una competición que te ofrece ver a los mejores equipos del mundo enfrentarse cada semana para ganar un título es un producto que se vende solo y que llamará la atención de todos los fanáticos del mundo. El fútbol copiando el modelo de la NBA y NFL. Pero, pese a que eso suena atractivo, no todo es color de rosas, teniendo en cuenta que no se puede comparar al fútbol con el baloncesto y fútbol americano a nivel de organización.

    Los grandes partidos que vemos en la Champions League o en las competiciones locales como, por ejemplo, Real Madrid vs Barcelona, son atractivos por la calidad de ambos equipos, pero también por la escasa cantidad de partidos de este estilo que vemos por temporada. No es lo mismo disfrutar dos Clásicos de España al año que ver hasta cinco o seis en una sola temporada. Eso le quitaría mucho valor al producto y generaría que el espectador se aburra y apague el televisor.

    La intención de la Superliga es poder crear un producto que llame la atención de las masas y que la gente vea más fútbol (desde la televisión y no en el estadio). Pero ¿podemos asegurar que un fanático imparcial verá cinco partidos entre Manchester United y Real Madrid al año?… Creo que la respuesta es no, valorando también que es una decisión que solo busca llenar los bolsillos de los que ya son ricos.

    ¿Cómo afecta a la economía de los clubes?

    La creación de este nuevo torneo también viene de la mano con la necesidad que tienen los equipos fundadores de reajustar sus cuentas y pagar sus deudas, que se han generado o ampliado debido a la pandemia del COVID-19.

    Los clubes fundadores (Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, AC Milan, Inter de Milán, Juventus de Turín, Manchester United, Manchester City, Chelsea, Arsenal y Tottenham) tienen una deuda de 1200 millones de libras, sin contar al Liverpool que todavía no hace oficial el estado de sus cuentas. La pandemia y las deudas han terminado de adelantar el anuncio.

    Uno de los enunciados más importantes dentro de los comunicados de la Superliga es que los equipos fundadores recibirán 3.500 millones de euros a repartir entre ellos, únicamente para respaldar sus planes de inversión y compensar pérdidas por la pandemia.
    Los números están para que todos estos equipos, que también monopolizarían el fútbol europeo, puedan solucionar “sus problemas económicos” pero tenemos que ver el espectro completo.

    La Superliga puede significar el fin de muchos equipos pequeños debido a que estos gigantes recibirían una gran cantidad de dinero que, al mismo tiempo, es lo que le quitan de manera indirecta al resto de clubes hablando de derechos de televisión, patrocinantes, etc.
    Es querer quedarse con todo el pastel. Un movimiento capitalista que busca solo beneficiarlos a ellos pese a que existan “medidas” para ayudar a los pequeños, lo que todos sabemos que no es lo que quieren hacer estos equipos.

    ¿Qué pasa con el fútbol?

    El fútbol no morirá como muchas personas dicen, pero si estamos en presencia de un cambio negativo a lo que es la esencia de este deporte.
    Un torneo cerrado donde solo participarán los equipos que tienen más dinero y ellos invitarán a los que quieran para rellenar el cuadro, se aleja de lo que es la competitividad en el deporte. Los resultados inesperados, las sorpresas, las “cenicientas” y las grandes noches no existirán.
    Por otro lado, la Superliga es un torneo que aleja a los equipos “pequeños” de la elite, quitándole la oportunidad de participar y de crecer. Los fundadores solo quieren crecer ellos y que los demás no puedan acercarse a ellos de ninguna manera.

    El Leicester City campeón de la Premier League se convertirá de una hazaña a un sueño imposible.

    Lo que veremos es fútbol aunque, en verdad, lo dejará de ser apenas comience a rodar la pelota en dicha competición.

    ¿Qué tienen pensado hacer UEFA y FIFA?

    UEFA y FIFA están en contra de todo esto. Ambas federaciones tienen la intención de castigar a los que participen en dicho proyecto, desde los clubes hasta los jugadores. Las medidas que manejan ambas son las siguientes:

    -Los clubes que participen no podrán jugar en sus campeonatos locales ni en las competiciones de la UEFA (Champions League, Europa League, Conference League…)

    -Las ligas de cada país se reunirán para hablar de lo que harán contra los equipos que participen en dicha competición. La Liga, Serie A y Premier League tomarán medidas ejemplares.

    -Los jugadores de estos equipos no podrán participar con sus selecciones en las competiciones UEFA (Eurocopa y Nations League) y FIFA (Copa del Mundo, Copa América, Copa Africana de Naciones, Mundial de Clubes, Copa Confederaciones…).

    -La UEFA estaría pensando en descalificar a Chelsea, Manchester City y Real Madrid de las semifinales de la actual Champions League.
    El problema de esto es que, a la hora de ponerlo todo en una balanza, nos damos cuenta que dichos escenarios parecen imposibles debido a todo el dinero que perderían ambas federaciones ante esto.

    Una Copa del Mundo sin Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y el resto de estrellas del fútbol mundial sería un golpe muy fuerte para una competición de primera categoría ¿Ustedes verían un Mundial sin los mejores jugadores del mundo?…

    Por otro lado, la Liga de Campeones perdería mucho interés si no están cada semana los mejores equipos y jugadores del mundo. El producto caería así como el dinero junto a él.

    Lo de excluir a los tres equipos semifinalistas de la actual edición de la Champions es muy arriesgado. La UEFA se expone a tener que pagar una penalización a las televisoras pero al expulsar a todos los clubes secesionistas les amenaza con no pagarles ni un euro de los ingresos que les correspondían de esta edición.

    La situación es cada vez más complicada pero, en este momento y a la espera de la decisión, es muy probable que todas las partes terminen llegando a un acuerdo y todo termine de la mejor manera para ellos sin importarle el resto de personas que vivimos y disfrutamos este deporte. Aunque FIFA y UEFA no quieren dar su brazo a torcer.

    ¿Quién tiene la razón: Superliga vs UEFA y FIFA?

    Pongamos los puntos sobre la mesa nuevamente:

    Pro Superliga:

    -Torneo llamativo para la mayoría de los fanáticos del mundo. Mejores partidos cada semana para llamar al espectador.

    -Los grandes clubes ajustarán sus cuentas y pagarán sus deudas.

    -El fútbol se organizará de mejor manera dentro de la élite.

    Contra Superliga:

    -Democratización del fútbol para un sector con más dinero.

    -La élite monopolizará la mayoría del dinero

    -La esencia del juego se pierde un poco.

    Ahora si… ¿Quién tiene la razón?

    La Superliga Europea es el fin de una manera negativa de manejar el fútbol, con el dinero por encima de la esencia de este deporte.
    Pese a que la Champions League ya era un torneo elitista donde todo se resumía a unos pocos equipos, la Superliga termina de erradicar la posibilidad de ver alguna sorpresa en el torneo más importante del mundo. Se quitaron la careta y decidieron que ellos son los que mandarán por encima de todos.

    Pero, al mismo tiempo, ponerse del lado de UEFA y FIFA tampoco es apoyar al pequeño o a personas que se interesan en el fútbol más que en el dinero. Pocas instituciones a nivel mundial son más corruptas que UEFA y FIFA y son ellas las que han confeccionado, con el pasar de los años, competiciones elitistas con la intención de favorecer a los poderosos. El nuevo formato de la Champions League y el Mundial de Clubes es solo un ejemplo de ello.

    Más allá de hablar de quien tiene la razón, porque los creadores de la Superliga no la tienen y UEFA-FIFA no son las instituciones ideales para hablar en contra de esto, es necesario aclarar a quien perjudica todo esto que es al fútbol en general. El deporte como tal se está perdiendo poco a poco debido a que los clubes antes mencionados (con empresarios a los que solo les importa el dinero por encima de lo que son sus equipos) quieren ser siempre los mejores y los que ganen más dinero, dejando de un lado lo que ocurra en la cancha.

    El fútbol siempre fue tratado como un negocio por los que lo manejan, pero esta vez está dejando de ser un deporte y eso es lo más peligroso a largo plazo.

    NAM

    Loading...