martes 28 de mayo de 2024

¡ENTÉRESE AQUÍ! ¿Dónde queda el nervio ciático y cómo aliviar el dolor?

El dolor del nervio ciático es uno de los más frecuentes y molestos. El dolor se produce cuando hay una presión o irritación en el nervio, lo que puede resultar en una sensación de ardor, hormigueo, dolor intenso y debilidad en la pierna afectada.

Según la Asociación Americana de Quiropráctica, hasta el 40% de las personas experimentarán dolor de ciática en algún momento de sus vidas.

Pero si el dolor se extiende por la pierna o ataca solo la espalda, ¿Dónde se encuentra exactamente?.

El nervio ciático se encuentra en la columna vertebral, específicamente en la parte inferior, en la zona lumbar, sale de la columna vertebral y se ramifica a través de las piernas, terminando en los dedos de los pies.

Debido a su tamaño y su extensión por todo el cuerpo, cualquier problema en el nervio ciático puede provocar dolor significativo y alterar la calidad de vida de una persona.

Normalmente, ocurre por una hernia de disco, un músculo alterado, un problema en la columna o en los huesos de la pelvis o alguna masa que está creciendo en ese lugar.

¿Cómo aliviar el dolor del nervio ciático?

Al ser una dolencia tan frecuente hay varios tratamientos fáciles a los que puede recurrir para reducir la inflamación, disminuir el dolor y prevenir futuros problemas.

Aserhco, un centro de rehabilitación y salud en Zaragoza, España, recomienda lo siguiente:

  • Terapia de hielo y calor: alternar entre aplicar hielo y calor en la zona afectada puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Aplique hielo durante 15-20 minutos y luego cambie a una compresa caliente durante el mismo tiempo. Repita este proceso varias veces al día.
  •  Hacer ejercicio: estiramientos suaves puede ayudar a estirar los músculos y reducir la presión sobre el nervio ciático. Caminar, nadar o yoga pueden ser útiles, pero requieren de la guía de un profesional.
  •  Mantener reposo: durante los primeros días evitar movimientos fuertes o bruscos es ideal.
  • Medicamentos: los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno o el paracetamol pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, pero debe consultar a un médico previo consumo.

Si el dolor es insoportable o no pasa con los días consulte con un profesional de la salud para recibir el tratamiento adecuado.