• ¡DEVELAN DETALLES! Medicina Legal de Colombia confirma que muerte de Dilan Cruz es homicidio

    El Instituto de Medicina Legal confirmó que la muerte violenta de Dilan Cruz corresponde a un homicidio. El joven estudiante recibió un impacto en su cabeza por parte de un agente del Esmad de la Policía Nacional el 23 de noviembre en el centro de Bogotá y falleció tres días después. 

    “La muerte del joven es secundaria al trauma craneoencefálico penetrante ocasionado por munición de impacto disparado por arma de fuego, lo cual ocasiona severos e irreversibles daños a nivel de encéfalo”, señaló la directora de esa entidad, Claudia Adriana García Fino.

    En el estudio balístico realizado por la entidad se insvestigaron “un cartucho de carga múltiple, munición de impacto, tipo bean bag, disparado en un arma de fuego, tipo escopeta, calibre 12”.

    Según García, la munición tipo bean bag, “corresponde a una bolsa de material textil que contiene múltiples perdigones de plomo. Los elementos analizados cumplen con la ficha técnica de la casa fabricante y no han sido modificados”.

    Con todos estos elementos, indicó la directora de Medicina Legal, se puede establecer que la muerte de Dilan Cruz fue: “violenta, homicidio”. Este reporte de necropsia y de balística, serán entregados a la Fiscalía General de la Nación este jueves.

    Según explicó la Policía Nacional este miércoles en una rueda de prensa, ese proyectil sería una munición de uso regular de las fuerzas del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

    Este saco estaría fabricado en kevlar por lo que es de alta resistencia y solo rompiendo las fibras de su tejido se podría acceder directamente a los pequeños proyectiles. De esta manera, de acuerdo con el técnico del Esmad Edwin Dussan, se garantiza que las cargas de proyección (esferas de plomo) no salgan de su revestimiento. Según reveló la Policía, en una rueda de prensa, este tipo de munición es de uso normal por parte del Esmad en su labor de control de multitudes y se usa para “generar una obediencia en el uso legal de la fuerza y hacer una disuasión del infractor”.

    De igual manera, la Policía dice que el objetivo de este tipo de municiones es “generar un impacto cinético” y que no hay unas recomendaciones definidas de este tipo de municiones, sino que es el operario el que decide como se debe usar, de acuerdo con la situación. 

    En el caso de Dilan, se observa cómo el miembro del Esmad habría disparado al nivel de la cabeza del joven, ocasionando una herida de carácter mortal.

    La muerte de Dilan Cruz, en la noche del pasado lunes, reabrió un debate frente a la acción del Esmad y las municiones que estarían usando sus operadores. En un principio, se llegó a pensar, sobre todo en redes sociales, que el proyectil que impactó al joven fue una recaladora.

    Esta es una munición irregular, de fabricación artesanal y prohibida para el uso del Esmad, en la que un trapo de tela se rellena con metralla, esferas metálicas o hasta fríjoles y se dispara usando los cartuchos usados de los gases lacrimógenos.

    Cruz Medina estuvo tres días en cuidados intensivos en el hospital San Ignacio de la capital del país. La noticia de su deceso se conoció sobre las 10:00 p.m del lunes 25 de noviembre: a pesar de las reanimaciones y las operaciones, el daño neurológico fue irreversible. Sobre este caso, la Fiscalía y la Procuraduría ya iniciaron sus investigaciones. El uniformado que disparó el proyectil contra Dilan Cruz fue separado de su cargo, según informó la Institución. No obstante, su identidad no ha sido revelada por la Policía.

    Del episodio que llevó a la muerte a Dilan hay muchos testigos. El momento fue captado en video, desde diferentes ángulos, y se desarrolló justo cuando el Esmad dispersaba las marchas que pretedían llegar al centro de la ciudad. En las grabaciones se nota cómo Cruz corría junto a otros manifestantes para evitar las granadas aturdidoras y los gases lacrimógenos. También cómo recogió dos de ellas para lanzarlas de vuelta.

    Su acto lo dejó rezagado y expuesto. Las imágenes muestran cómo un agente antidisturbios disparó directo a donde se encontraba el joven, desde una distancia no menor a 10 metros. Luego se oyen los gritos “le dieron, le dieron”. Cruz se desplomó en la calle 19 con carrera 4ª. El proyectil se incrustó en la parte posterior de su cabeza, dejándolo inconsciente. Desde entonces y tras su fallecimiento, Dilan Cruz se ha convertido en un símbolo de las protestas que se viven en todo el país desde el 21 de noviembre.

    En un comunicado de prensa leído por Dennis Cruz, hermana de Dilan, la familia pidió a la ciudadanía que, como homenaje, no haya más actos de violencia. “Mi gente linda de Colombia y el mundo entero, no más violencia. El diálogo y el amor siempre serán nuestras mejores armas”.

    “Este mensaje es de parte de toda nuestra familia y se hace desde el dolor, pero también desde el amor. Entendemos que todo lo que está pasando solo va a cambiar el día en el que todos, sin excepción, decidamos hacer todo desde el respeto, con el amor hacia el otro, cuando dejemos atrás la violencia, la indiferencia, el odio, el rencor y empecemos a construir con cariño, conciencia, valores y empoderamiento”, dice el primer fragmento de la comunicación.

    Hubo un momento en el que la joven hizo pausa para pedir que respeten la decisión de despedir a Dilan en privacidad. Una petición similar la hizo el pasado domingo, desde su cuenta de Twitter, en la que solicitó respeto por su espacio y que no le pidieran declaraciones. “El mejor homenaje que podemos hacer es que no hayan más disturbios ni violencia. Dilan era un hombre noble, de paz, inteligente, capaz”, manifiesta el comunicado. 

    NAM/Agencias

    Loading...