jueves 23 de mayo de 2024

¡COMICIOS! Abrams: «Gobierno de Maduro usa sobornos y arrestos para evitar reelección de Guaidó»

El carácter internacional y geopolítico que tiene y adquiere la crisis política de Venezuela es cada vez más notorio, pues los efectos de tensión política-social interna generan consecuencias y otros efectos expansivos que profundizan el caos de la crisis social y humanitaria, traducida en la mengua humana y la migración desordenada y masiva que satura los sistemas económicos, sociales y fiscales de países sudamericanos que históricamente no han estado preparados para ser receptores de inmigración por crisis humanitarias, como Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Argentina, actuales hogares de más de 4 millones de venezolanos.

Por esa razón, Estados Unidos insiste en su estrategia de provocar y detonar el quiebre de la estructura de poder del gobierno de Nicolás Maduro con su sistema de apoyo financiero, diplomático y político al denominado gobierno interino de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, sobre quien están puestos los focos para el próximo 5 de enero de 2020, fecha en la cual el Parlamento decidirá sobre si ratificarlo o no como jefe de la AN y «presidente encargado» de Venezuela (reconocido por EEUU y otros 54 países).

Sin embargo, la conveniencia políticamente estratégica para el gobierno de Maduro es, según analistas, sacar del juego político a Guaidó y desintegrar su llamado gobierno encargado.

Es por ello que el enviado especial del Departamento de Estado de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, denunció este viernes que el gobierno venezolano en disputa «está usando una combinación de amenazas, arresto y hasta soborno para parar la reelección de Juan Guaidó» como presidente del Poder Legislativo (Asamblea Nacional) para todo el período 2020, que el último de la actual mayoría opositora con control político absoluto el Parlamento.

«Hoy de 167 diputados, 32 han sido detenidos, forzados al exilio o tienen su inmunidad constitucional en enjuiciamiento», dijo el diplomático estadounidense en una rueda de prensa que ofreció esta tarde en el Departamento de Estado.

De esta forma, Abrams deja entrever que el gobierno de Nicolás Maduro emplea tácticas de retaliación o prebendas políticas (soborno) para bloquear el quórum (mayoría de votos) que le permitiría a Guaidó seguir al frente de la Asamblea Nacional y, de esa forma, desvirtuar la legitimidad jurídica e institucional de su denominado gobierno interino, que creó bajo su fuero constitucional como presidente del Parlamento venezolano.

Además, estas declaraciones abren la puerta a una nueva ronda de sanciones del gobierno de Estados Unidos a altos funcionarios de la cúpula de poder de Maduro, así como sanciones financieras generales al gobierno que encabeza el mandatario socialista.

Por lo tanto, se puede inferir que la política exterior de EEUU hacia Venezuela en 2020 será mucho más intensa y agresiva en un escenario de contrarreloj para forzar la salida de Maduro del poder y una eventual transición política en el país antes de que el chavismo se haga con el control de todo el Estado si gana las elecciones parlamentarias del próximo año, que pretende convocar para enero de 2020, cuando legalmente su realización corresponde para diciembre de ese año.

Ricardo Serrano