• ¡ZONAS DESVASTADAS! Michael cobra primera víctima en Florida

    El huracán Michael mató este miércoles a una persona en el norte de Florida, informó a la AFP una funcionaria del condado de Gadsden, al oeste de la capital Tallahassee, el primer fallecimiento confirmado como consecuencia de la poderosa tormenta.

    Hay “una fatalidad relacionada con el huracán”, dijo Olivia Smith, oficial de información pública de la Junta de Comisionados del condado de Gadsden, y agregó que el incidente mortal estuvo “relacionado con los escombros. Hubo un árbol involucrado”.

    La funcionaria no pudo precisar a qué hora ocurrió el deceso ni dar detalles sobre la víctima. Smith dijo que la situación era peligrosa incluso para el personal de emergencia.

    “Hemos sido muy cautelosos al enviar a nuestros primeros socorristas ahora”, dijo, después de que Michael tocó tierra como un huracán de categoría 4 que derribó árboles y líneas eléctricas.

    El huracán Michael destruyó casas hasta los cimientos y derribó árboles y postes de luz en el noroeste de Florida, una zona balnearia en el Golfo de México donde la tormenta tocó tierra el miércoles de tarde con vientos de 250 Km/hora.

    Según las autoridades, fue la tormenta más poderosa en golpear este estado del sureste estadounidense en más de una década.

    El ojo de Michael ingresó a tierra firme cerca de México Beach, un poblado a unos 30 Km al sureste de Panama City, cerca de las 17H00 GMT como un huracán de categoría 4 en el máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, informó el Centro Nacional de Huracanes.

    Fotos y videos de Mexico Beach, una comunidad de unos 1.000 habitantes, mostraban escenas de devastación absoluta. Las casas parecían flotar en medio de calles inundadas, algunas totalmente destruidas tras haber perdido el techo.

    “Mi casa en Mexico Beach está bajo el agua”, dijo Loren Beltrán, una contadora de 38 años, luego de haber visto imágenes de su vecindario. “Perdí todo lo material, pero gracias a Dios estamos bien”.

    Ella y su hijo de 3 años se refugiaron en otra casa en Panama City, donde el panorama no era, sin embargo, mucho más alentador.

    Panama City parecía un escenario de guerra después de haber sido azotada por más de tres horas con fuertes vientos y una intensa lluvia que caía horizontalmente. Las calles eran intransitables y había contenedores, antenas, techos, árboles y semáforos desperdigados por todas partes.

    “Se oían bien feo los vientos, como un gran monstruo de televisión”, dijo Beltrán a la AFP.

    La casa donde se refugió de la tormenta estaba parcialmente destruida por los árboles que la rodeaban y que cayeron con el viento. Uno de ellos rompió una ventana y ahora ocupa un cuarto, donde el agua entra e inunda la vivienda.

    El gobernador de Florida, Rick Scott, escribió en Twitter que “la respuesta está llegando”.

    NAM/AFP

    Loading...