• ¡TALENTO Y PASIÓN! Rubén Bellorín, el chef de autor que triunfa con su restaurant de 132 recetas

    La historia de Rubén Bellorín es la historia de un trotamundos que salió hace 14 años de Venezuela y que se guió siempre por su amor por la cocina más selecta.

    Nació en Caracas y empezó a cocinar desde los 15 años. Le gustó tanto la gastronomía que decidió estudiarla. Trabajó en muchos restoranes, incluso en República Dominicana. Cocinó para Shakira, Calle 13 y Maroon 5, entre otros famosos, reseña Crónicas de Chile.

    Gracias a su talento viajó a España, Italia, Alemania y Francia, donde estudió en Le Cordon Bleu, la mejor escuela de cocina del mundo. Después saltó a Turquía, Grecia, Perú, Argentina, Trinidad y Tobago.

    En 2014 apareció Chile. “Me llamó Henry Calderón, quien tuvo un restorán muy grande en el centro de Santiago, llamado Brazuca. Me fue muy bien con él. Luego salté a otra propuesta gastronómica de él en Vitacura, llamada Terruño. Pasábamos llenos, pero no se aprovechó como debería. De ahí salté a Milá, una empresa grande, con dueños argentinos. Montaron tres restoranes acá. Fui chef corporativo para toda la marca. Fue una experiencia agotadora”, detalla.

    Rubén abrió un local llamado Sanhattan, en el Parque Titanium. “Me tiraron una estafa gigantesca que logré pagar hace unos meses. (…). Un día llegué a las 7:00 de la mañana con todos los empleados y estaba todo cerrado con candados. Desaparecieron. Los hemos buscado hasta por debajo de la tierra”, recuerda.

    Prácticamente quedó en bancarrota, hasta que por fin empezó a buscar locales nuevos. Estudió hasta 60 restoranes distintos. Hizo estatutos gigantes para que no lo pudieran estafar. Tiempo después encontré socios: su expareja y un amigo de ella. “Hay mucha confianza y nos conocemos bien. Hace casi dos años abrimos Bellorín, a los pies de la Torre Nueva Santa María”, agrega.
    Toda su comida es de autor, no le gusta copiarle a nadie. El restorán cuenta con 132 recetas propias. Ofrecen risottos, pasta, carnes… “La gente al principio pensaba que era un restorán venezolano…, pero no tenemos nada de eso. Nacimos en pandemia, remodelamos en pandemia, dormimos acá. Yo armé este local con dos personas. Pinté paredes y mezclé a mano el cemento”, detalla.

    La propuesta garantiza ir a comer a un lugar lindo, rico y a un precio justo. Vendemos económico porque no tienen proveedores. Todos los productos los compra en Lo Valledor. El pescado lo adquiere en Pichilemu cada 15 días. “Esa es la única forma de que un restorán sea rentable, sobre todo en una pandemia y con una inflación que nos está matando. Esta semana subieron el sueldo mínimo. ¿Pensaron alguna vez en las PYME que vienen pasando tiempos dolorosos? Es casi imposible sobrevivir”, agrega.

    Bellorín nació desde el principio como una franquiciaEl proyecto es armar cinco locales y un centro de producción. Esta es su casa matriz. “Quiere estar dentro de los mejores restoranes del país. Ya estamos trabajando en dos nuevos proyectos (en Las Condes y Providencia). Todavía no hay fecha, pero tenemos los planos y las patentes. Hay muchos inversionistas interesados», sostiene.

     

    NAM/Version Final

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

    Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

    Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

    Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

    Grupo de WhatsApp: https://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m