• ¡SIN AVANCE! Consecomercio señala que hay una “destrucción sistemática del mercado”

    La dinámica actual de la economía venezolana ha tenido una fuerte desaceleración en la capacidad del mercado interno para generar capital debido a la hiperinflación y la restricción internacional al crédito que tiene el gobierno de Nicolás Maduro, pero a eso se le suma, con mayor peso, el efecto recesivo de las políticas económicas del gobierno venezolano.

    Es por ello que el presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Felipe Capozzolo, expresó que actualmente no se consiguen productos elaborados en el país, y lamentó que los comerciantes venezolanos no hayan podido surtir sus negocios ante la llegada de la temporada decembrina. Esto demuestra que “hay una destrucción sistemática del mercado”, dijo.

    Capozzolo detalló que existe una destrucción del poder adquisitivo y de las fuerzas y estructuras productivas del país. Esto implica que la contracción industrial y la reducción de la economía venezolana ha generado una anulación en todo el sistema socioeconómico y, por ende, en la economía individual y personal de cada ciudadano venezolano.

    En este sentido detalló que “es un proceso que normalmente debió llevarse a cabo antes del mes uno del segundo semestre, es decir julio”. Hasta la fecha, las empresas del país no tienen capacidad de reposición de inventarios, por lo cual al menos el 80% del sector comercio se encuentra contraído. 

    Las estructuras de costos se pulverizaron y causaron un proceso progresivo de deterioro y bancarrota en todo la estructura empresarial-comercial del país.

    Explicó que el proceso inflacionario en el que se encuentra sumergido el país ha sido “tan severo que se ha llevado por delante al bolívar. Lo que en cualquier parte del mundo compras con un dólar, en Venezuela no puedes”.

    Esta situación se debe a que la tasa de inflación avanza mucho más rápido que la devaluación del bolívar frente al dólar, por lo cual su contrapartida en bolívares le impide a cualquier capital en dólares tener el mismo poder de compra y rendimiento financiero que tiene de manera normal en el sistema económico mundial, que emplea el dólar como medio de cambio global entre empresas, gobiernos y particulares.

    El representante de Consecomercio precisó que “todos los servicios, comercios e industrias que están en otros peldaños de la pirámide que no sean rubros de comida, han ido descendiendo, por eso ahora todos se dedican a buscar o proveer comida”.

    NAM/Ricardo Serrano

    Loading...