viernes 1 de marzo de 2024

¡SE DESACELERA! Estiman que la inflación cerrará el año en 20.600%

Durante las últimas tres semanas se ha instalado en el país un ambiente económico de cierto alivio aparente en cuanto a la estabilidad del sistema de precios. Y es que ante la percepción social de que los precios han bajado o se han quedado estáticos en algunos rubros, la consultora Aristimuño Herrera & Asociados, realizó un estudio que confirma esa tendencia.

El economista César Aristimuño, director de la firma, aseguró que en una reseña del portal Banca y Negocios que la inflación podría cerrar 2019 con un 20.600%. Afirma que esa es una «desaceleración muy importante» de la velocidad con la que han venido aumentando los precios desde el año 2017. Sin embargo, eso no significa el fin de la hiperinflación, pero sí es una fase distinta del fenónemo, que ha deteriorado al país progresivamente.

«Una inflación de la escala proyectada no es para celebrar, pues seguirá entre las más altas del mundo, pero, sin duda, significará un alivio, a partir de una recuperación teórica del poder adquisitivo de nuestra moneda; sin embargo, seguimos proyectando una contracción de la economía superior a 30%, para este año, lo que sugiere que no habrá una recuperación sensible de la oferta de bienes y servicios, ni tampoco del consumo», señala el informe de la consultora.

Esto implica que la velocidad de incremento de los precios se ha desacelerado del 100% proyectado a inicios de año hasta un 70%, e incluso, podría seguir bajando hasta llegar a 50% o menos. Si ese escenario ocurre, el país saldría técnicamente de la fase de hiperinflación y volvería a etapa de inflación aguda que tuvo desde el 2013 hasta el 2016.

«Hay que aclarar con precisión que esta proyección que, al final, no es más que un escenario posible, está directamente condicionada por la continuidad de la restricción de liquidez impuesta por la reducción del gasto público y el peso del excesivo encaje legal reflejado en el multiplicador de la cartera de crédito. Si esta condición cambia, una baja de velocidad semejante de la inflación es prácticamente imposible», aseguró el economista César Aristimuño.

De tal forma que esta consecuencia sobre el sistema de precios en el país se debe a que el Gobierno ha tomado medidas indirectas contra la inflación en lugar de atacar el problema de fondo, que es la emisión inorgánica de bolívares para expandir la liquidez, es decir, la cantidad de dinero en la calle y la velocidad con la que esos bolívares electrónicos y en efectivo salen a circular en el sistema bancario y financiero nacional.

Según datos publicados recientemente por el Banco Central de Venezuela (BCV), la liquidez monetaria aumentó la semana pasada a más de 7 billones de bolívares. La masa monetaria y la velocidad con la que el BCV inyectó bolívares en el sistema bancario público y privado, así como en el sistema financiero vía créditos, aumentó casi un 5% durante los últimos 15 días, reseñó también el portal Banca y Negocios.

NAM/Ricardo Serrano/Pasante