jueves 18 de julio de 2024

¡PIENSE ANTES DE HABLAR! Seis frases que empeorarán cualquier discusión, te lo garantizamos

Puedes pensar que estás ayudando, pero solo estás arruinando más las cosas. Evita estas frases en una discusión que empeorarán tu argumento.

Este es tu cerebro en una discusión

Cuando estás dentro de una discusión, eres más animal. Tu cerebro entra literalmente en el modo de lucha o huida, tu ritmo cardíaco aumenta y la lógica y el razonamiento se apagan físicamente. No es de extrañar que normalmente digas muchas cosas tontas de las que terminas arrepintiéndote por la mañana.

No te preocupes: todos somos culpables de la misma estupidez y, a veces, la clave de una discusión indolora es lo que no dices. Para empezar, aquí hay seis frases respaldadas por investigaciones que han demostrado que empeorarán cualquier argumento negativo.

No menciones la palabra “cálmate”

¿Por qué esta persona piensa que estoy exagerando? ¡Él no me entiende en absoluto! Decirle a una persona que se calme le asigna una emoción negativa (ya sea ira, ansiedad, terquedad, etc.) mientras niega sus sentimientos reales.

Esta aparente falta de empatía puede ser perjudicial para llegar a un entendimiento mutuo, que es un resultado mucho más importante que “ganar” una discusión. Entonces, en lugar de decirle a tu compañero cómo se siente, busca primero entender cómo se siente. Paso uno: escucha.

No trates de calmar sus emociones

Siempre deja que la otra persona se desahogue, sin importar qué tan largo o fuerte sea ese desahogo. “Si el nivel emocional es alto, su primera tarea es eliminar parte de la emoción”, dice Linda Hill, profesora de administración de empresas en la Escuela de Negocios de Harvard. 

“Reténte y déjalos decir su parte. No tienes que estar de acuerdo con eso, pero escucha”. Muchas veces, simplemente hablar honestamente sobre un problema es suficiente para que una persona se sienta mejor al respecto (por lo tanto, la terapia).

TE RECOMENDAMOS  Relaciones saludables vs. poco saludables: cómo marcar la diferencia

Y como participante de la discusión, debes saber que cada palabra que dice tu compañero es un paso hacia el entendimiento mutuo. Solo ten cuidado con cómo lo abordas.

No finjas empatía

Esta frase típica casi siempre resulta incorrecta; es posible que estés tratando de decir, “tus emociones son válidas”, pero es más probable que la otra persona escuche, “lo entiendo, así que deja de hablar”. En lugar de simplemente decir que comprendes los sentimientos de alguien, demuéstralos haciendo lo que hacen los negociadores del FBI: parafrasear.

“La idea es realmente escuchar lo que dice la otra parte y retroalimentarlo”, dice Chris Voss, negociador de rehenes del FBI. “Es una especie de proceso de descubrimiento para ambas partes. En primer lugar, estás tratando de descubrir qué es importante para ellos y, en segundo lugar, estás tratando de ayudarlos a escuchar lo que están diciendo para averiguar si lo que están diciendo tiene sentido”.

Si todos están en la misma página, puedes comenzar a avanzar hacia la reconciliación. Pero lo peor que puedes decir a continuación es…

Decirle a alguien cómo se siente

Puede sonarte como si estuvieras reconociendo los sentimientos de la otra persona, pero al agregar un “debería” o “no debería” la estás condenando y juzgando de la misma manera. Los psicólogos llaman a esto empatía sustractiva, una respuesta que disminuye y distorsiona lo que la otra persona acaba de decir, a menudo haciéndola sentir peor.

En lugar de juzgar un sentimiento, trata de darle un nombre concreto diciendo algo como “Suenas bastante dolido por (el problema). No parece justo. Eso es lo que los psicólogos llaman empatía aditiva: identifica un sentimiento y luego agrega una nueva capa de comprensión que puede conducir a una posible solución.

TE RECOMENDAMOS  Los niños franceses son tan bien portados por estas razones

¿Crees que tienes una solución? Cuidado con cómo lo expresas.

No le digas a nadie qué hacer

Cuando se desencadena la respuesta de lucha o huida, el poder se vuelve engañosamente crucial para nosotros. Decirle a alguien qué hacer le quita poder; si escuchan tus consejos, pueden sentirse menos inteligentes o menos autónomos, y se resentirán contigo por eso.

Además, insistir en que una respuesta depende únicamente de que la otra persona cambie su comportamiento elimina la responsabilidad personal de la ecuación, y esa no es forma de hacer amigos o aprender de tus errores. La frase: “¿Qué te gustaría que hiciera?” Esta práctica pregunta deja a la otra persona con su autonomía y demuestra que estás dispuesto a encontrarla a mitad de camino.

También aleja tu cerebro del modo de lucha y lo acerca a la tierra del compromiso lógico.

No fuerces una resolución

Nunca te preocupes si no puedes resolver una discusión de una sola vez. Según el psicólogo de relaciones John Gottman, el 69 por ciento de los problemas de una pareja son perpetuos, nunca se resolverán. “Al pelear por las diferencias (inherentes), todo lo que (las parejas) logran es perder el tiempo y dañar su matrimonio”, dice Gottman.

Si bien esto puede sonar deprimente para cualquier persona nueva en una relación seria, está destinado a ser liberador. Una vez que te das cuenta de que algunos argumentos nunca se pueden ganar, se vuelven mucho más fáciles de abandonar. Tu peleas. Te inventas. Sigues adelante con la vida.

A pesar de lo que te dice la química cerebral de lucha o huida, “ganar” no importa; la mayoría de las veces, ni siquiera es posible. Sin embargo, preste atención a estas señales de advertencia de una relación tóxica o señales de una amistad tóxica.

 

NAM/Selecciones

Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

Grupo de WhatsApphttps://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m