martes 25 de junio de 2024

#OPINIÓN || Motivo y Motivación || Dra. Carmen Rosa Blanco

El asunto a tratar en esta oportunidad tiene que ver con conceptos trabajados especialmente por la Psicología; pero, en esta ocasión lo abordaremos desde otra perspectiva: Su vinculación con la política. Ambos conceptos (motivo y motivación) se relacionan con aquello que es central, medular, en cualquier democracia: La participación.

En el campo de la política, Bobbio (1985) define la participación política “Como todas aquellas actividades voluntarias, mediante las cuales los miembros de una sociedad intervienen en la selección de los gobernantes y, directa o indirectamente, en la formación de la política gubernamental”. En este sentido, la participación política sería la motivación que moviliza la participación de los ciudadanos.

En Venezuela, a partir de 1999 con la entrada en vigencia de la nueva Constitución, el concepto de participación se amplía y se establece jurídicamente como: “Participa y Protagónica” estableciéndose, además, los instrumentos legales para llevarla a la práctica. (Véase Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, -CRBV- 1999, Art. 70). Esto debido a que su propósito es influir sobre las decisiones públicas y establecer relaciones prácticas con el Estado.

Ahora bien, recordemos que todo esto fue posible porque hubo motivo y motivación. Cuando el entonces candidato a la presidencia de la República (Hugo Chávez, QEPD), con su propuesta electoral logró capitalizar con votos el descontento de la población, hacia los políticos tradicionales, cuyos intereses se habían alejado de los intereses de la sociedad, logró no solo capturar ese sentimiento de rabia y frustración, sino que también los cautivó con su proyecto político.

Pero, ¿Qué fue lo novedoso (y motivacional) del proyecto político en oferta? – Entre otras cosas ofrecer un nuevo modelo de “Desarrollo Endógeno” diciéndole con ello a los ciudadanos, que no solo podrían tomar parte sino también decidir e influir en las decisiones de gobierno y en este sentido empoderarse.

De allí que el “Modelo de Desarrollo Endógeno “contenía también las estrategias de organización y participación comunitaria para su vida práctica, mediante aquello de los Núcleos de Desarrollo Endógeno (NUDE), ¿Alguien los recuerda? (Las Cooperativas, los Saraos, los Saraitos, los Pedevales y Pedevalitos…los Consejos Comunales… Todo esto porque el aparato político del nuevo gobierno sabía, que es en la dimensión práctica de la política pública, donde los ciudadanos formulan sus problemas y exigen soluciones, es decir participan en sus asuntos de interés. Así, tanto la motivación como el motivo se fueron llenando de gente y de esperanzas…

No obstante, ayer, y hoy mismo, dos décadas después esa esperanza de democratización y empoderamiento, de protagonismo, se hizo añicos, se desmoronó, dejando una honda huella de descontento, frustración, miedo y desesperanza.

Lo que quiero expresar es que ante ese descontento es necesario un nuevo proyecto que logre enamorar y seducir, por creíble, a la ciudadanía que no ve deseos de participar. Un proyecto que a corto plazo pueda enfrentar los problemas apremiantes de la población más afectada, reconstruir la esperanza y la confianza de que es posible, que a mediano y largo plazo vaya reconstruyendo el tejido social e institucional, las relaciones necesarias con los mejores talentos que poseemos para que participen ayudando, orientando, asesorando, reconstruyendo nuestro país sin excluir a ningún venezolano de esta tarea. Esta labor no es de un solo líder mesiánico, ni de un solo grupo, es tarea de todos, desde los distintos espacios de la vida social.

¿Cómo es esto posible? – convocando una gran unidad Nacional, convirtiendo el descontento en fortaleza y la frustración en aprendizaje, rescatando lo político como arte de lo posible. Se requiere de un liderazgo proactivo, con lenguaje respetuoso, sin divisiones entre los buenos y los malos, los amigos y los enemigos, los pobres y los ricos porque todos somos venezolanos y todos quieren un mejor país.

Hay suficientes motivos para que los venezolanos mostremos nuestras capacidades, recuperemos la tranquilidad de la familia, la paz laboral, los mejores ingresos, las buenas escuelas y centros de salud. Nosotros podemos hacerlo, es inútil seguir desgastándonos en el odio y la venganza; eso sí, con mentalidad abierta para oír las críticas, mantener la comunicación, permitir la libre expresión, contacto directo con la población y transparencia en el ejercicio del poder y del gobierno. Se dice que la buena política es aquella que se focaliza en las soluciones.

Finalmente digo, con los teóricos, que la motivación es el gran reto para incentivar la participación política del ciudadano hacia una vida mejor: El motivo.

NAM/Carmen Rosa Blanco/Educadora

Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

Visita nuestro sitio web:

https://noticiaalminuto.com/

Twitter:

https://noticiaalminuto.com/twitter

Instagram:

https://noticiaalminuto.com/instagram

Telegram:

https://noticiaalminuto.com/telegram

Grupo de WhatsApp:

https://noticiaalminuto.com/whatsapp