• #OPINIÓN Irresponsables (Alexandra Casan)

    Lo que hoy pasa en España, Francia y otros países en cuanto a las protestas de calle, contra los líderes políticos es una total falta de solidaridad con los miles de muertos y enfermos que se debaten solos, contra la vida y la muerte, ¿Cuándo vamos realmente, a dejar las frivolidades y comenzar a ser ciudadanos y verdaderos seres humanos?

    Las protestas son completamente legítimas, porque es uno de los principios democráticos que debe existir en una sociedad libre, plural y constitucional, eso sí, siempre y cuando no se vulneren tampoco el derecho a la vida, derecho que se vulnera al salir a protestar sin cumplir curiosamente otras normas, las sanitarias, las que debemos cumplir en este momento, para que gente deje de morir.

    Esta clase de actos es producto del grado de inconsciencia que hoy reina en nuestra sociedad, una sociedad de escasa memoria, que no se cansa de repetir los mismos errores, una sociedad manipulable y gravemente individualizada, ya que olvidamos que durante la mal llamada Gripe Española murieron más de 40 millones de personas; en ese momento de la historia, se puede entender que las personas no tomaran medidas de protección, pero en el siglo de la globalización, comunicación y redes sociales, es intolerable este tipo de comportamientos que ponen en riesgo la vida de las personas.

    Sin embargo, es de agradecer a quienes protestan legítimamente desde sus hogares por miedo a contagiarse, a contagiar a otros o simplemente por cumplir la norma, y no es que yo este a favor o en contra de un gobierno, el problema va más allá, el problema es la inconciencia y deslealtad para con las personas que hoy están solas en una cama de hospital sin ver a sus seres queridos.

    Está claro, que esta pandemia nos está afectando a todos y es entendible sentirse irritado o vulnerable cuando sentimos que se quebrantan nuestras libertades, también es normal pensar que cada uno de nosotros al estar en el poder, manejaríamos la situación de una manera más efectiva de la que hoy la manejan los líderes políticos, sin embargo, no es necesario poner en peligro la vida de personas inocentes para manifestar nuestras voluntades constitucionalmente legítimas.

    NAM/Alexandra Casan

    Blog https://soyalexandracasan.wixsite.com/elsecretodemaracaibo

    Loading...