martes 25 de junio de 2024

#Opinión Con dolores de parto (Ricardo Lobo)

 La sociedad Venezolana, zuliana, Maracaibera, san franciscana, y como usted defina su Terruño, se encuentra en la insaciable condición de angustia por lo que Representa :Qué Comer?,Cuánto se gastará? Dónde lo conseguiré?, situación de una cotidianidad que es secundada por una desesperanza total.

 El denominado Proceso Revolucionario insiste y persiste que la guerra económica, la maldad continua del imperio Norteamericano y la complicidad de la alta investidura opositora en lo contentivo a la política-económica de este petrolero país, se unen para la destrucción del mismo y así lograr el Gran objetivo: la salida de la presidencia de Nicolás Maduro.

A esto, la respuesta por parte de sector político opositor es que la corrupción, la ineficiencia en la gestión, la aplicación de un sistema socialista( que para mi concepto aun no lo aplica realmente el Gobierno de Maduro Moros)son los culpables de la debacle de este país petrolero .

Ante esta disputa, la población, aguas abajo,observa,analiza, mas no calla, y es la que padece estos embates,donde, entre divergencias de posturas e ideas,el clima de unidad nacional fraguó por el desconsuelo e inconformidad total. Estas situaciones va llevando al imaginario colectivo en una sensación de inconformidad elevada: en distintas alocuciones la alta jerarquía gubernamental ante el problema alimentario, de salud, expresa que nada es como se dice y nada es como se piensa: al girar la mirada,nuevamente, al sector opositor,observamos como para este ellos, sigue siendo, como única solución planteada e insistimos en lo expresado inicialmente, la salida de Nicolás,y con esto el mundo feliz.

Cosa que sabemos que tampoco es real y posible, sin un proceso electoral. Para esto es importante acotar que las condiciones no le favorecen en nada a esta oposición ( sin liderazgo, sin proyecto y totalmente desunida) que sigue en una mirada hacia arriba, cuestionándose cómo llegar al poder,ante un Maduro Moros que desde arriba controla el escenario para mantenerse en el mismo. No podemos igualmente desestimar las distintas actuaciones, discursos, etc, y evaluar si el mencionado sector, desea realmente Gobernar o ser una tendencia de continua acción opositora, dándose así,el mejor negocio para mantener privilegios a tener por Corporación alguna en este Planeta tierra.

Estos escenarios van abriéndonos la situación de la carencia del denominado efectivo,de nuestro cono monetario,donde ya la movilidad( tema del transporte tocado la pasada semana) la adquisición de ciertos bienes y servicios que se han encarecido con el uso del la tecnología(puntos de venta) el caos de calles y avenidas por vías en mal estado, carencia del servicio de agua, desechos sólidos en calles y avenidas convirtiéndolas en vertederos de basuras, la situación de los cortes o bajones de electricidad, en fin, la sombra del desespero hace acto de presencia.

Podemos asumir que hemos sido muy fuertes en la fotografía que se ilustró,pero la calle, la cotidianidad,nos va iluminando esta evaluación descriptiva a la cual nos aproximamos sin temor y si,con mucha preocupación. Llegamos entonces al actor empresarial,para ello importante lo que nos apunta el economista y analista financiero Carlos Montero,» el gobierno debe establecer el sueldo mínimo en base a un determinado número de productos mensuales que debe consumir una familia promedio, algo así como una cesta básica, que de paso esa es la idea y la razón de ser del sueldo mínimo.

Según Carlos Marx el salario de la clase obrera cancelado por el capitalista era equivalente a la reposición de la fuerza de trabajo para mantenerla activa. Porque si no se reponía,ni modo que el capitalista era capaz de generar el proceso de acumulación del capital mediante la expropiación de una parte importante de la fuerza de trabajo que Marx llamó, plusvalía. Pues con Maduro se apropian los capitalista de casi toda la fuerza de trabajo porque la clase obrera no gana siquiera para reponer su fuerza de trabajo y el capitalista se apropia mediante un grosero despojo de casi la totalidad de la fuerza de trabajo, con el robo descarado con la inflación, es decir, el robo del sueldo al trabajador.

.En la historia democrática del país, jamás se había vivido un despojo tan grosero de la fuerza de trabajo (salario) por parte de los empresarios, como el que estamos viviendo hoy día». En Virtud de esto, nos toca entonces abordar como durante estos anos de gestión de Nicolas Maduro, sin menoscabar que estando Hugo Chavez al frente se realizó pero mas solapadamente,el sector empresarial arreció fuertemente para desalojar del poder al proceso revolucionario,donde la escalada de aumentos es proporcional al objetivo que se busca y donde, todo vale, para obtener tal fin.

Innumerables citas y encuentros entre sector político y empresarial hemos observado a lo largo de estos anos de revolución, con los mismos resultados. Es real que el sector pueblo queda desarticulado en su accionar, mirando a la izquierda a un gobierno que no reacciona a tiempo y a la derecha, un empresariado que se asume Todo poderoso, exige confianza para re invertir, pero mientras se le permite, eliminan la esperanza, la capacidad de compra y queda esperando estallidos sociales que nunca terminan de producir.

Ciertamente que nuestro objeto de ocupación, el sector pueblo exige, de un gobierno, mano dura,sin necesidad de asumir la conducción directa de estas empresas, sino una supervisión contundente y efectiva( la política de expropiaciones es evidentemente rechazada por los resultados que arrojaron )un control de precios acordados con el sector en cuestión( recientemente el Vice presidente del País, Tareck el Alssaimi, expresaba su asombro al Incumplimiento del mismo y el sector empresarial planteaba que eso había sido in consulto,dejando la duda al respecto) y un cierre real de la frontera, para evitar que estos Dolores de parto rompan fuente próximamente. En síntesis jugar con tener a la población en hambre es cruel y despiadado, pretender que con una bolsa de comida que llega cierto tiempo que soluciona todo tampoco es sano(resalto la necesidad de estantes llenos y con Variedad, a los precios justos bien establecidos),utilizar el aumento de sueldos y salarios, con Bonos por doquier como medida de solución Única, es un suicidio al Colectivo: pero dejarle a un mercado bine monopolizado la sinceracion de esto es rondar en la inocencia. No necesitamos un capitalismo de estado, como tampoco un salvaje neoliberalismo de mercado.

Hoy me van surgiendo dudas: sera que ya tocamos el fondo?o sera que nos falta poco para tocarlo? De cualquiera manera, ya el despegue debe estar llegando señores, sociedad y población en general, las luchas se ganan con elevados niveles de conciencia, todo lo demás es Mentira .

 

Ricardo Lobo

Historiador