• #OPINIÓN Aprender a mirar con los ojos del corazón (Antonio Pérez Esclarín)

    “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve bien con el corazón”, nos dice Saint Exupery en El Principito.

    En Venezuela, donde estamos rotos y enfrentados, necesitamos  aprender a mirarnos con los ojos del corazón para  vernos como conciudadanos y hermanos y no como  enemigos. Si no lo hacemos, seguiremos  cultivando el odio y la rabia,  y  será imposible reconstruir el país y posibilitar vida digna a todos.

    El ciudadano  entiende que  la verdadera democracia garantiza la igualdad, combate la exclusión y la miseria  y promueve la diversidad. Somos diferentes pero iguales.

    Precisamente porque todos somos iguales, todos tenemos  derecho a  pensar y actuar  de un modo diferente dentro de las normas de la convivencia que regulan los derechos humanos y las constituciones democráticas.Todo tipo de coacción es antidemocrática e inmoral  y en las pasadas elecciones abundaron  las coacciones y amenazas, lo que evidenció  la inmoralidad de muchos dirigentes, su autoexclusión como políticos dignos  y la ilegitimidad de las elecciones.

    Hoy se insiste en  la necesidad de ser tolerantes. Pero yo pienso con Gandhi que hay que superar la mera tolerancia para considerar la diversidad como riqueza. Es maravilloso que haya razas, costumbres, culturas, religiones, formas de pensar diferentes.

    El tesoro de la humanidad está precisamente en su diversidad. Somos diferentes, pero todos pertenecemos a la “ciudadanía planetaria” (Morin); somos hijos de un mismo  Dios, Padre y Madre, que  ama a cada uno en su singularidad. Por ello,  debemos considerar a Venezuela como la Patria común, que tenemos que amar,  cuidar, y trabajar para garantizar a todos  vida digna.

    De ahí la importancia devolver a la verdadera  política que promueve la igualdad de derechos y  la cultura de la paz,y combate  todo tipo de discriminación y  las variadas formas de dogmatismoe intolerancia de quienes pretenden  imponer una única forma de pensar y de vivir. El fanatismo es odio a la inteligencia, miedo a la razón.

    La mirada con los ojos del corazón es también una mirada compasiva. Hay un refrán muy conocido que dice: “Ojos que no ven, corazón que no siente”, pero el refrán es  más verdadero al revés: “Si el corazón  no siente,  los ojos  no ven”. Es el corazón el que enseña a los ojos a mirar. 

    Muchos viendo no ven. Ven la realidad de hambre, violencia, miseria, la superficialidad y mentira de muchas promesas falsas  y soluciones imposibles, pero no les conmueven y en consecuencia no hacen nada para cambiarlas o remediarlas   porque su corazón no siente. Les sucede  lo que al doctor y al  levita en la parábola del Buen Samaritano.

    Vieron al herido del camino pero dieron un rodeo para no tropezar con él. Lo vieron con los ojos de la cara, pero no con los del corazón: no se dejaron impactar por su sufrimiento, no se compadecieron. Esta ausencia de mirada es la que ha ocasionado la desconfianza generalizada en los políticos y en la política como medio esencial de resolver los problemas.

    La mirada con los ojos del corazón  debe ser también una mirada autocrítica y crítica, que cuestiona creencias, conductas  y palabras falsas.  Autocrítica para superar la  queja sin compromiso, muy rápida para denigrar de  lo que hacen otros pero muy estéril para proponer y comprometerse.   Mirada indignada ante una  realidad de  injusticia,  abusos, opresión, miseria  y  violencia.  Mirada que impulsa a la acción comprometida y transformadora.

    NAM/ Antonio Pérez Esclarín ([email protected])

     @pesclarin www.antonioperezesclarin.com

    Loading...