¡ENTREVISTA! Puigdemont pide “tiempo” para hallar “soluciones” que eviten elecciones

Compártelo

Medido, perseverante y, por momentos, encendido e irónico. El expresidente de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont ha pedido la “confianza” de los ciudadanos para hacer frente a la “la grave anomalía democrática que estamos viviendo” y se ha mostrado partidario de buscar la manera de “evitar las elecciones”. Así se ha expresado el líder de Junts per Catalunya en una entrevista concedida a TV3 realizada por su director, Vicent Sanchis. El expresidente ha apuntado, además, a la posibilidad de proponer a otro candidato, pese a admitir que esta vía podría no llevar al desbloqueo del artículo 155 impuesto por el Estado.

“Tenemos que buscar las fórmulas para que no haya elecciones. Si no es posible Jordi Sànchezdebemos proponer otro candidato”, ha recalcado Puigdemont en una entrevista que se emite esta noche a las 22.00 horas. “Tenemos el día 22 de mayo, es la fecha límite. No hará falta apurar hasta el final, pero dejemos trabajar un poco. Un poco de confianza, por favor. Tenemos tiempo para encontrar soluciones que, por un lado respeten el mandato de la gente, y, por otro, nos lleven a formar el Govern que queremos -y no el que quiere el señor Llarena- y nos evite ir a elecciones”.

De esta forma, Puigdemont avala la tesis de Artur Mas, quien el pasado sábado sostenía en una entrevista en el programa Preguntes Freqüents de TV3 que “hay gente en Madrid” que quiere que se repitan las elecciones en Catalunya porque “no aceptan los resultados del 21-D”.

Puigdemont se ha reafirmado en esta posición, apostillando que, si lo que el Estado lo que no quiere son unas elecciones, “lo que quieren es un Govern de rodillas, y esto no lo ha votado la gente, no se lo podemos dar”.

Una investidura imposibilitada

La entrevista ha arrancado analizando la situación actual, en la que el Parlament de Catalunya no ha podido formalizar la investidura de ningún candidato para presidir la Generalitat y formar Govern. Puigdemont se ha preguntado de forma reiterada “por qué uno de los 135 diputados del Parlament no puede ser investido”. “¿Qué artículo de la constitución impide que diputados sin ninguna condena sobre ellos y con todos sus derechos intactos puedan ser candidatos a presidir la Generalitat?”, ha criticado Puigdemont, tildando la situación de “fraude democrático”.

Según el expresident, la postura del juez Pablo Llarena de impedir que Sànchez acudiera de forma presencial a la sesión de su investidura “nos obliga a defender la posición”. “No solo va en contra de lo que ha pedido el pueblo de Catalunya en unas elecciones convocadas por el Estado, sino que va en contra de lo que pide Naciones Unidas”.

Echando la vista atrás, Puigdemont afirma que no cambiaría de opinión en el momento en el que pudo haber convocado elecciones tras el referéndum del 1 de octubre, ya que “no había las garantías que había pedido”. De haberlas convocado en ese momento, afirma, “me hubiera quedado solo en el gobierno y en la sociedad”.

Rajoy no quiso hablar con él antes del 155

El diálogo con Mariano Rajoy nunca fue directo. Según apunta el expresident, en una ocasión estuvo a punto de encontrarse con el presidente del Gobierno de España. A petición de un ministro, Puigdemont afirma que se le transmitió el mensaje de que si él quería se podía abrir una línea directa de diálogo con Rajoy.

Este encuentro, sin embargo, no se produjo ya que, según el expresident de Catalunya, “Rajoy no quiso hablar conmigo antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución que bloqueó las instituciones catalanas”.

Por la falta de diálogo con el Gobierno español, Puigdemont ha hecho un llamamiento a las instituciones europeas ante una situación en la que “dos millones y medio de ciutadanos europeos estan siendo tildados de dar su apoyo a una idea criminal”. “Creo que nos hemos ganado el derecho de ser escuchados”.

Doble vara de medir

Ante las críticas recibidas por tener la protección de los Mossos d’Escuadra, dos de los cuales fueron detenidos, Puigdemont afirma que los expresidentes de la Generalitat gozan de protección por parte de la policía autonómica catalana por ley y apunta al Gobierno español de no estar cumpliendo dicha ley.

“¿Y qué les pasa a los que, según el Gobierno, incumplen la ley? Depende de quien sea, como se está viendo”, ha denunciado.

Esta supuesta doble vara de medir del Estado también ha sido criticada por el líder de Junts per Catalunya en el caso de la querella presentada por la Mesa del Parlament contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena por prevaricación. Puigdemont se ha ironizado sobre la lentitud o rapidez de la justicia española a la hora de resolver una denuncia: “En España, las querellas son muy rápidas o muy lentas de resolver, depende de quien las presente y contra quién”.

Primera entrevista tras quedar en libertad

Esta es la primera entrevista que concede Carles Puigdemont después de que la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein (norte de Alemania)dejara en libertad al expresidente de la Generalitat, detenido el pasado 25 de marzo en el país germano cuando éste cruzaba la frontera desde Dinamarca en su camino de retorno desde Finlandia hasta Bélgica.

Tras 11 días en la prisión alemana de Neumünster, Puigdemont fue liberado con una fianza de 75.000 euros. La Audiencia Territorial descartó, sin embargo, el delito de rebelión por el que el Tribunal Supremo pedía su extradición a España a través de una euroorden emitida por el juez Pablo Llarena.

Su puesta en libertad llevó a algunas formaciones políticas y a entidades sociales a defender la posibilidad de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, propusiera de nuevo a Puigdemont como candidato a presidir la Generalitat de Catalunya. Este, sin embargo, y tras el fracaso de la candidatura de Jordi Turull en prisión provisional desde un día después de la primera sesión de investidura-, llevó a la cámara catalana de nuevo al diputado de Junts per Catalunya Jordi Sànchez, El exlíder de la ANC ya fue propuesto tras el primer intento de Puigdemont, pero su candidatura fue impedida por el juez Pablo Llarena, que impidió a Sánchez, en prisión preventiva desde hace seis meses, comparecer en el Parlament para la sesión.

NAM – La Vanguardia