• ¡NUEVA JORNADA! Baja afluencia en movilización este #19Nov podría atenuar más el ‘efecto Guaidó’

    El país se encuentra en una suerte de letargo y estatus quo de readaptación cotidiana de la sociedad a la compleja realidad que la crisis se ha configurado por su misma carga política, económica y social. Es por ello que la movilización convocada para el pasado sábado 16 de noviembre no generó el efecto político esperado en un contexto de agravamiento y prolongación de la crisis interna.

    Aunque Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, organizó y llamó a la protesta del pasado sábado como el inicio de un ciclo de acciones de calle contra el gobierno de Nicolás Maduro, la baja afluencia que se notó en las calles de las principales ciudades del país, incluyendo Maracaibo, redujo el capital político y la base de apoyo social del líder opositor para generar las condiciones de presión interna que fuercen al Gobierno a negociar concesiones en las cuotas del poder debido al propio peso de la crisis.

    Horas previas a la marcha del 16 de noviembre, Guaidó insistió en que sobran las razones para salir a las calles, no solo por las múltiples carencias, sino para recuperar al país.

    Sin embargo, para este martes 19 de noviembre, la afluencia de venezolanos movilizados en las calles, dispuestos a protestar, es baja y poco notoria.

    El efecto contagio esperado por la oposición ante la implosión social en Bolivia y la posterior renuncia de Evo Morales a la Presidencia no se ha producido en Venezuela. A eso se le suman los dos principales factores que le restan capacidad de reacción a la oposición y a la sociedad venezolana: el elevado costo de la represión y sus riesgos ante la violencia del Estado, así como la precariedad cotidiana que les impide a los venezolanos tener un sentimiento colectivo de protesta.

    Hasta ahora, no se observa ningún tipo de movilización en Caracas ni Maracaibo, que son las dos principales ciudades del país.

    En paralelo, otro factor minimiza la organización y efectividad estratégica de la oposición es la reunión que sostuvieron ayer los dirigentes del sector minoritario de la oposición (Claudio Fermín, Timoteo Zambrano, Javier Bertucci) con Nicolás Maduro y su gabinete, la cual podría empezar a poner el foco nacional en la renovación del CNE para las elecciones legislativas de 2020 y cortar el efecto expansivo de la protesta y las acciones de calle.

    Ricardo Serrano

    Loading...