domingo 25 de febrero de 2024

¡JOSÉ GREGORIO YA ES BEATO! El «médico de los pobres»

José Gregorio Hernández, el «médico de los pobres», es el nuevo beato de la Iglesia católica, informó hace minutos la Conferencia Episcopal Venezolana.

En su audiencia con el Cardenal Angelo Becciu, el Papa Francisco autorizó los decretos que darán a la Iglesia, cuatro beatos que representan el continente sudamericano y a Europa, entre ellos, el «médico de los pobres», quien se convierte en el cuarto beato de la Iglesia venezolana.

La Causa de Beatificación de José Gregorio Hernández es una aspiración que se mantiene desde el 16 de enero de 1986, cuando el Papa Juan Pablo II lo declaró Venerable y recientemente fue retomada por El Vaticano.

Entre el 18 de diciembre de 2018 y el 10 de enero de este año se constituyó el Tribunal en la Diócesis de San Fernando de Apure, estado en donde ocurrió el presunto milagro. Una niña de 12 años, que recibió un impacto de bala a la altura del cuello quedó en condición casi de muerte. A los pocos días sanó de forma milagrosa.

El 18 de enero se consignó el expediente ante las autoridades de la Congregación para la Causa de Los Santos. A partir de esa fecha se realizó el Decreto de Apertura, el Decreto de Validez Jurídica, la redacción del sumario y su pase a la Comisión de Revisión, ocurrido el  25 de marzo.

Una vida consagrada a ayudar al prójimo

José Gregorio tenía una fuerte vocación religiosa: en un principio quería ser monje y se fue a Italia en 1908, donde entró en la comunidad de Certosa di Farneta, en la provincia de Lucca. Sin embargo, tuvo que volver a casa por razones de salud. Lo intentó de nuevo algunos años más tarde, comenzando los estudios teológicos en el Colegio Pío Latinoamericano en Roma, pero se enfermó nuevamente.

Así, comprendió que Dios lo estaba llamando a la vida laical, y se convirtió en Terciario Franciscano, de modo que, como san Francisco de Asís, reconoció el rostro de Jesús en cada enfermo.

Trató a los pacientes con valentía durante la epidemia de fiebre española. El 29 de junio de 1919, mientras iba a la farmacia a comprar medicinas para una anciana, fue atropellado por un coche y llevado al hospital donde recibió la Unción de los Enfermos. Murió diciendo estas palabras: «¡Oh, Virgen Santa!».

 

 

Lea también:

¡PRUEBA DE FE! Conozca cuál es el milagro que hará beato a José Gregorio Hernández (FOTOS)