jueves 9 de febrero de 2023

¡FILOSOFÍA DE VIDA! Grupo Scout Lucila Palacios sigue aportando ciudadanos confiables, hábiles, competentes y servidores a los demás (Fotos + Videos)

Hacer de los niños y jóvenes buenos ciudadanos, es la divisa: “Lo que una vez se siembra desde la solidez y desde el espíritu scouts, que no vemos, pero revolotea en el corazón, seguro perdura toda la vida y esa magia que se siente al entrar al ‘Lucila’ (Palacios) es la misma cuando entramos a la casa de nuestros padres una vez que nos vamos…”.

Con estas palabras de uno de los scoutter fundadores del Grupo Scout Lucila Palacios, Guido Crespo, se sintetiza la esencia de lo que se conoce en esta legión de 46 años ininterrumpidos de actividades como ‘La Dimensión’. NAM compartió con toda la agrupación este pasado sábado 17 de diciembre, en el marco de la actividad de cierre de año de la institución y nos adentramos a la esencia de lo que significa la institución scout y el movimiento escultista en el Zulia y en Venezuela.

Para contextualizar desde los orígenes hasta hoy sobre los 46 años de labor del GS Lucila Palacios debemos recordar como Xiomara Arévalo, Akela fundadora lo explicaba: “Todo empezó por un llamado del director Eugenio Sánchez García de comenzar a fomentar el escultismo y se lo comentó a los padres de los chicos y varios de ellos se adhirieron a la iniciativa, había entusiasmo en Lucila Palacios”.

Desde entonces y hasta ahora, esa flama, esa fogata eterna que simboliza la voluntad no se ha apagado ni un solo instante, sorteando, incluso, momentos de crisis que tuvieron apunto de apagarla, pero, que siguió encendida por eso que decía al principio Guido Crespo; “Lo que una vez se siembra con solidez y desde el espíritu scout…”.

Isis Rivas, 9 años

“Esta es una actividad extracurricular, divertida, donde participamos en muchas actividades divertidas de las que aprendemos. Es un lugar muy bonito, nos gusta jugar aquí. Los scoutter son buenos con los niños, es una actividad muy divertida donde haces amigos y aprendes”

Madelaine Rodríguez, 9 años

“Me gusta mucho la dinámica de Wifi, porque me permite comunicarme con otros scouts de otra manada de Venezuela, donde aprendí la utilidad de algunas de las aplicaciones”.

Samuel Matos, 10 años

“Somos un grupo de jóvenes que queremos hacer del mundo un mundo mejor a través de las buenas acciones, nos ensañan a trabajar en equipo y siempre dispuestos a ayudar”.

Rubén Portillo, el Scout Emérito

Fue un privilegio escuchar las sabias anécdotas de Rubén Portillo, un hombre con más de 60 años en el escultismo que aún sigue activo en la legión. Él y el resto de los jefes y líderes coinciden en algo muy importante, clave: Scout no es todo el mundo y la herencia familiar es clave para llegar a ser Scout. La mayoría de los Scout jefes fueron traídos por sus padres al grupo, los Scout jóvenes y niños, han sido también traídos por las generaciones antecesoras que vienen formando el eslabón de esa cadena familiar. Entonces, el Grupo Scout es una unidad familiar.

“Yo empecé de niño en el escultismo hace unos 65 años y nunca he dejado de uniformarme. Ejercí todo tipo de cargos en el movimiento y a mis hijos me los traje de niños y ahora son los hijos de mis hijos los que están aquí creciendo en valores y a medida que pasan las generaciones nos damos cuenta el efecto que el programa tiene sobre los muchachos en un mundo donde ahora hay un bombardeo informativo de todo tipo, ellos van creciendo en un programa fundamentado en valores y principios, partiendo desde los diez mandamientos de la Ley Divina”.

“Lo que comúnmente se conoce como trabajo en equipo, aquí se llama Sistema de Patrullas y este programa nos enseña desde niños la resiliencia, es decir, a sobreponernos a las dificultades y que el scout ríe y canta ante las dificultades y se repone, entonces es un sistema de competencia donde lograr el objetivo requiere del trabajo en equipo”.

“Cuando un muchacho de seis, siete años integra una manada (de lobos) compite y ve que una niña de su edad logra lo que él logra y puede lograr incluso más de lo que a lo mejor él puede lograr, se empieza a gestar en ese muchacho, desde pequeñito, un respeto hacia el otro sexo y lo empieza a ver de otra manera y esa es la razón por la cual las niñas fueron integradas al movimiento, cuando en una competencia regional de gran magnitud, el grupo conformado por niñas casi le gana al grupo conformado por niños, ahí entendimos que las niñas tenían que venir a ocupar la posición que merecen”.

“El escultismo se mantiene –añade Rubén- porque el escultismo es garantía de que los principios del hogar se sostengan y se fortalezcan, porque, nuestras familias desean, anhelan que lo que nosotros aprendimos en este movimiento lo aprendan nuestros hijos y los de ellos”.

Portillo establece una aclaratoria muy importante: “Esto no es un reformatorio. Este movimiento es una extensión de la familia, pero de una familia cimentada en valores y en principios que enseña el movimiento escultista; esto es un sistema que tiene sus requisitos, su metodología y para poder ingresar debes traer la base y esa es la base familiar; un muchacho que está dañado, que se droga, que tira piedra en la calle y que no le importa si Dios existe o no existe no puede ser scout, porque esto no es un reformatorio”.

Bajo ese principio, el movimiento se apoya en las instituciones que, lógicamente, contribuyen al reforzamiento de esos valores; la Iglesia, las escuelas, las organizaciones sociales, las organizaciones ecológicas, las deportivas, las culturales y compartimos con ellos”.

“La máxima insignia nuestra –sentencia Portillo- es ser ciudadanos, es la misión del escultismo basada en los cuatro pilares de la educación”.

La recompensa se ve en la forma de actuar de quien crece en el mundo scout, tal como lo describe Rubén: “Un muchacho que ha tenido campamento y que tiene que cocinar y competir con otra patrulla y que están todos bajo un palo de agua y que tienen que trabajar en equipo para sobrevivir, para competir y para lograr vencer las dificultades en equipo, ese muchacho es diferente y cualquier scout reconoce que ese es otro scout”.

Los líderes de hoy

Esa cosecha, fresca, reverdecida, fortalecida de aquella siembra de la que habló Guido Crespo, se evidencia en la dirigencia actual del Grupo Scout Lucila Palacios. Una mezcla muy enérgica entre sabiduría y juventud convierte a estos seres humanos en verdaderos líderes y ese liderazgo es el que mantiene al grupo activo e imperecedero.

Elba Marina Rincón Nava, Jefa Nacional de Capacitación

“En el escultismo se les enseña a los niños y jóvenes la necesidad de impactar en el entorno en el cual estamos. Acordémonos que parte de las premisas fundamentales del scout es mantener los ojos y los oídos bien abiertos, para percibir donde está la necesidad, donde está el prójimo que requiere ayuda e incidir en ellos, ayudar, solucionar, servir; es la vocación de servicio y el concepto de ciudadanía lo que se enseña y lo que se aplica”.

“Tenemos nuestro proyecto educativo –reafirma Rincón- en la aplicación del método scout a estos niños y jóvenes, que el joven se conozca, conozca su entorno y sepa que puede impactar en este, es decir, como puede mejorar su entorno y desarrollarse en todas sus dimensiones y apoyar al otro siempre”.

La tarea de Elba Marina no es tarea fácil. Ser Jefa Nacional de Capacitación requiere un altísimo conocimiento de la metodología scout y una capacidad de evaluación bastante alta. Bajo esta coordinación, Elba ha captado jóvenes y adultos que una vez se comprometen con el movimiento, se hacen líderes permanentes.

“Debemos capacitarnos siempre, porque, el movimiento está en constante transformación, nosotros no podemos rezagarnos ante los avances del mundo y sus nuevos elementos, el movimiento se adapta y adecuamos nuestra metodología de manera que podamos ser efectivos en esa labor formativa. Esta generación de niños de hoy no es la misma de hace 20 años, ni la de hace 20 años era la misma de hace 40 años y a esos cambios debemos estar atentos para poder impactar positivamente en el proceso formativo”.

Alba Karina Valbuena, Jefa del Grupo Scout Lucila Palacios

Alba Karina tomó el testigo de José Ricardo Scarpitta, antiguo Jefe de Grupo que, como verdadero misionero, le tocó capitanear otra legión, el Grupo Scout Paola Prince, en consecuencia, la batuta la tomó Alba Karina. Una mujer casada con esta organización, con una historia también generacional muy hermosa. Ella comenta sobre la dimensión y la simbología del pañolón scout.

“La dimensión ha permanecido en el tiempo, porque, la membresía no dejamos de comunicarnos, aún en pandemia, lo hacíamos a través del chat, Telegram, videollamadas donde hicimos actividades virtuales. Si eres amante de la naturaleza, si crees en Dios, si crees que en el mundo podemos aportar nuestro granito de arena cada día, eres scout”.

“Nuestra pañoleta es única –precisa Valbuena- el blanco significa la pureza, corazón blanco limpio y puro, dispuesto a colaborar siempre. El azul, la noche, donde hacemos el contacto permanente con la naturaleza a la luz de las estrellas y el verde para rendirle honor a el primer fundador del movimiento scout en Venezuela (Ramón Ocando Pérez) y para rendirle honor a la naturaleza”.

Alba cuenta que “hace 17 años traje a mi niño que entonces tenía 11 años por la invitación de una hermana a una actividad de cena y esto me amarró, me prendó, quedé encantada del movimiento donde se enseña que dentro de las actividades recreativas pueden aprender, se hace de la actividad recreativa una actividad productiva”.

Sacaron provecho

Alba Valbuena recuerda cómo de la pandemia hicieron un instrumento para sacarle provecho. Fue un desafío adaptarse a las condiciones de confinamiento y aun así mantener activo al grupo.

“Aprender a hacer uso de la tecnología, de esa comunicación virtual que no solo sirve para cosas banales y quedó demostrado, todos aprendimos; nos tocó diseñar una estructura de actividades que nos mantuviera activos, como hacer manualidades con la familia, hacer pasatiempos en familia, hicimos un huerto con la familia, donde hubo una mayor vinculación entre el niño scout, sus padres y los jefes de grupo, fue desafiante, pero lo logramos”.

“Aquí fue donde se demostró –enfatiza- que ellos aprenden y aplican, porque los padres tenían que grabarlos haciendo las camas, unos niños que jamás habían hecho una cama y ahora lo hacían y lo hacían bien, una vivencia extraordinaria para los niños”.

“Con los más jóvenes, tuvimos dinámicas donde les tocó aplicar métodos de cocina bajo el cielo, no en las estufas y eso tenían que grabarlo y enviar ese video, de manera que nos mantuvimos activos siempre”.

“El movimiento me enganchó”

Endrina Castro, Subjefe de Grupo

Para Endrina Castro, el tener a sus hijos en el movimiento representó el cordón umbilical entre ella y su misión. El traer a sus muchachos desde bien pequeños y comenzar a empaparse de toda la enseñanza que ellos recibían la enganchó. Ella nos explica la estructura del grupo como tal

“Son tres unidades, la primera es la Manada, conformada por niños de 7 a 11 años que a su vez tienen un dirigente denominado Akela; luego viene la unidad Tropa que son muchachos de 11 a 16 años que cuentan con sus scoutter dirigentes. Asimismo, está la tercera y última unidad que es la del Clan, cuyos jóvenes son llamados Robert; jóvenes de 16 a 21 años con sus respectivos dirigentes; cada unidad tiene su estructura femenina y masculina”.

Al llegar a la edad de 21 años, ellos toman la decisión de si continúan como dirigentes de unidad dentro del Grupo o si se desactivan del grupo, pero llevan la formación y la enseñanza que aplicarán para siempre.

Daniel Portillo, Scoutter Jefe de Clan

Daniel Portillo, como buen hijo de don Rubén, tomó también el testigo. Él fue tropa, fue patrullero y ahora es Jefe de Clan, un jefe influyente que transmite con gran asertividad producto de esa formación y capacitación de la cual hablaba Elba Rincón toda la enseñanza fundamentada en las premisas del escultismo.

“Nosotros tenemos una ley –refiere-  una promesa que fue propuesta por el fundador del scout a nivel mundial (Robert Baden-Powell), que tiene diez artículos. Nosotros tratamos de hacer todo el esfuerzo posible de vivir nuestras vidas con esos patrones”.

“Son patrones de conducta –añade- un respeto basado en el honor, en la responsabilidad consigo mismo. Uno cifra su honor en merecer confianza y en eso se basa la estructura moral del movimiento en todo el mundo, hay más de 100 millones de scout en todo el mundo”.

Portillo detalla que los jóvenes que integran el clan están en una etapa crucial “porque es la etapa donde ellos se independizan y toman sus decisiones y esas decisiones son vinculantes y les hacemos ver que las decisiones que toman en esta etapa los va a encaminar por el resto de sus vidas hacia lo que quieren ser y, en consecuencia, los motivamos a que tomen decisiones honestas, consecuentes con sus intereses y destrezas. Aquí no hay castigos per se; hay correcciones en grupo, cada actividad que se desarrolla se evalúa y el grupo de jóvenes todos opinan y emiten un criterio siempre de manera constructiva”.

Afirma que “el lema del clan es servir, el lema de la manada es ser mejor y el lema de la tropa es siempre listos. El lema general del scout es siempre listo para servir”.

Sofía Tapia, Akela, Jefe de la Unidad de Manada

Sofía es el ejemplo de que no se necesita ser un anciano para enseñar, porque, la enseñanza más eficiente es la que brota de la retroalimentación entre el instructor y el aprendiz:

“La manada es una unidad muy linda, trabajar con niños ha sido una experiencia fenomenal, he aprendido muchos de ellos y ellos aprenden mucho de mí. Hay cosas que les digo a ellos, pero que también me las estoy diciendo a mí como, por ejemplo: El lobato esta alegre y me recuerda a mí misma que siempre tengo que estar alegre”.

Tapia detalló que “la manada está compuesta por niños de entre 7 y 11 años de edad y comienzan siendo lobeznos y terminan promesándose para convertirse en lobatos. Esto es así, porque el movimiento adaptó del Libro de las Tierras Vírgenes a los personajes del Libro de la Selva y esa es la explicación por la cual hablamos de manadas de lobos, donde el Akela es el lobo líder o el lobo jefe de manada y lo importante en la manada es que sus actividades son para aprender jugando; ellos siempre están jugando, nunca dejan de ser niños y se alimentan de la fantasía y que cada sábado ellos sean lo que ellos quieran ser y todo se rige dentro de un plan de adelanto que depende de las necesidades del joven”.

A Tapia le brillan sus ojos cuando habla de sus lobatos: “En la manada somos una familia feliz, siempre cantamos y siempre estamos juntos ejecutando competencias para las cuales dentro de la unidad nos conformamos en equipos, es una labor demasiado bonita y enriquecedora el lobatismo”.

“Akela instruye –describe- para que ellos desarrollen roles en situación de supervivencia, sepan ejecutar con sus manos, sepan hacer nudos, sepan cómo curar un herido, aplicar conocimientos básicos de primeros auxilios, sepan cómo armar una fogata y a través de esa enseñanza también se les va guiando para que todo eso lo hagan en equipo entendiendo que cada miembro de la manada es importante, que cada uno tiene una destreza o una habilidad que debe colocar al servicio en función de todos”.

Tapia llegó a Lucila Palacios desde sus cinco años de edad, pasó por todas las unidades, desde manada hasta clan obteniendo todas las insignias y ya al cumplir sus 21 años hizo uso de su libertad de decidir y optó por quedarse en la manada, por el hecho de trabajar con niños.

“Lo importante de ser dirigente es dar el ejemplo, porque los niños van a copiar todo lo que tú haces, no hay mejor manera de enseñar que con el ejemplo y el testimonio de vida, eso he aprendido en este extraordinario trabajo con estos niños”.

Los futuros “jefes de grupo”

María José Urdaneta, Robert Scout

“Un Robert Scout es el scout que ha llegado a la tercera unidad del movimiento scout como joven. El Robert es un vagabundo, que vaga por el mundo, explora, hace peregrinaje y sirve a su comunidad”.

María José se hizo scout desde los siete años, es decir, inició como lobezna, inició en el Grupo Scout de LUZ, donde estuvo por espacio de ocho años e integra Lucila Palacios desde 2019.

“Tenemos en nuestro palmarés muchos viajes, muchas visitas a distintas comunidades, muchas actividades de aprendizaje y son cosas que te cambian y cambian en ti la forma de ver el mundo, por ejemplo, en el Instituto Carmelo Valera, que lo tenemos aquí en frente hemos llevado ayuda, hemos ayudado en el arepazo comunitario y hemos ido a comunidades para donar juguetes, ropa, insumos, recreación y hemos hecho actividades de formación de emprendimiento”.

“Si eres scout de verdad –afirma- y sientes la misión de ser scout vas a hacerte notar siendo un ciudadano responsable, respetuoso, con vocación de servicio que siempre va buscar dejar las cosas mejor de como las encontró”.

Valentina Lorza, Robert Scout

“Soy Robert Scout desde hace dos años y soy scout desde hace nueve años. Entré a los 11 años y a la siguiente semana cumplí los 12 años. Recuerdo haber participado en cinco viajes, recuerdo particularmente el de 2016, que fue a Mérida, en el Jamboree Nacional y en ese viaje conocí a muchas personas con las cuales hice amistad y mantengo la comunicación”.

Valentina recuerda con mucha significación el día que se promesó: “Ese día hubo una actividad, una pista de comando y recuerdo que me raspé el brazo y me promesé con scoutter que hoy en día viven en Chile y aún tenemos ese contacto. El día de la promesa es inolvidable para el scout”.

Scout fugaz

Vidal Sarmiento, Scout Colaborador

Vidal es un ejemplo de lo que hace el movimiento con las personas que participan. Es un joven emprendedor, visionario y con un gran desarrollo intelectual que no empacha en enseñarlo las veces que se coloca su uniforme para acudir a alguna de las actividades del grupo.

Él fue uno de los tantos y tantos que toman la decisión de desactivarse, pero no del todo, tal como él mismo lo explica:

“El scout es un movimiento que como adultos pertenecientes a este voluntariado implica detalles y un compromiso, una responsabilidad ayudar a que un muchacho se forme como ciudadano. Cuando me hice dueño de negocio, como buen ciudadano responsable, el negocio exigió todo de mí, en 2019 decido quedar como modo estrella fugaz, porque, las estrellas fugaces no pasan todo el tiempo, pero cuando pasan hacen lo suyo y asisto dentro de esa nueva estructura que hay en los scouts que es la figura del scout colaborador y para lo que el grupo me necesite, vengo y participo”.

“Al tener cientos de noches de campamento como scout –razona- tu reconoces en el otro que también pasó por ese proceso que es tu hermano scout. Lo que quiero decir es que, sin tener las mismas noches de campamentos, los cientos de scout que las hemos tenido, de alguna manera pasamos por esa misma experiencia y eso nos enseña a reconocernos como una hermandad instantánea. Hay un componente educativo que se adapta a cada región, pero en esencia la experiencia es similar y el objetivo de la dinámica enseñanza-aprendizaje es el mismo para todos y hay un tema allí de hermandad instantánea que hacemos click con el otro sin saber que somos scout”.

Este sábado pasado, cada líder, conocido en el mundo scout como «scoutter» llegó temprano con su aporte para la actividad de cierre del año. Allí, colocaron distinsiones a jóvenes destacados, otorgaron premiaciones a los más chiquitos e hicieron dinámicas y juegos en las que todos participaron. Las líderes se encargaron del sancocho navideño que cocinaron allí mismo, en la cancha del colegio y, nuevamente, reinó la alegría, los cantos, la competencia y con base a ésta el valor de aprender a trabajar en equipo y de valorar a cada miembro de éste como un hermano útil que cuando se unen hacen del grupo legionarios dispuestos a servir a los demás, tal cual lo dicta su lema: Siempre Listos para Servir. Cuarenta y seis años ininterrumpidos de escultismo tiene el Grupo Scout Lucila Palacios ¡Enhorabuena!

VEA AQUÍ EL ESPECIAL DEL 45 ANIVERSARIO

ACTIVIDAD DE CIERRE DEL 2022 SANCOCHO NAVIDEÑO/Fotos: Cortesía Cristian García/ GSLP

NAM/Génesis Suárez/Ernesto Ríos/Fotos: Génesis Suárez/Paola Ramírez/Videos: Paola Ramírez

Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

Visita nuestro sitio web:

https://noticiaalminuto.com/

Twitter:

https://noticiaalminuto.com/twitter

Instagram:

https://noticiaalminuto.com/instagram

Telegram:

https://noticiaalminuto.com/telegram

Grupo de WhatsApp:

https://noticiaalminuto.com/whatsapp