• ¡FERIA DE BASURA! Caravana de desechos desfila en 1° de Mayo

    La basura supera los niveles de aceptación de cualquier comunidad que se ve sumida en un mar de desechos, malos olores y moscas a granel o “pa llevar” como dicen los zulianos cuando quieren bromear sobre cualquier situación, es el pan nuestro de cada día.

    Las comunidades más populares y transitadas de la región parecen estar oculta a las autoridades, que no han visto las crecientes montañas de basura que se forman, a la vista de todos, convirtiéndose en grandes vertederos urbanos, que son los causantes de una gran contaminación comunitaria, de bloquear el paso peatonal y de afectar el ornato.

    La avenida 23 es una de las principales vías del sector 1° de Mayo en la parroquia Chiquinquirá, es uno de los ejemplos más palpables de esta grave situación que se vive en la capital marabina. Los ciudadanos que deben subir y bajar esta popular vía, sea a pie o en carro deben soportar los cerros de basura que hay en las aceras, frente a la funeraria Monte Sinaí, frente a las escuelas Monseñor Godoy y J.A. Román Valecillos o cerca de la venta de los famosos pastelitos Pipo 1° de Mayo, la basura es la reina de la feria.

    Los vecinos se quejan de los malos olores, de la cantidad de moscas, zancudos, mosquitos, gusanos y cualquier insecto que tiene estos grandes depósitos como cultivos para su regeneración.

    En algunos casos los vecinos cansados de tanta inmundicia, queman los desechos para mitigar un poco la contaminación, pero no saben si es peor el remedio que la enfermedad, pues después deben soportar las nubes de humo, al que parecen haberse hecho inmunes los zancudos y moscas, que no se alejan, pero que si agrava a los vecinos afectados de las vías respiratorias o de la “virosis” en la que han caído los marabinos, producto de una ambiente enfermo.

    Por otra parte, los afectados por este entorno de basura reclaman que la escabiosis ha regresado a la zona, personas afectadas con el “sarpullido” o “sarna” son frecuentes y aunque algunos se ríen y parafrasean el refrán “lo que nos faltaba, sarna pa rascarnos, ahora si estamos completos”, a otros no les parece tan gracioso, por los niños que son los más indefensos ante este ácaro que penetra la piel y causa una comezón enorme, que es difícil de combatir, más en esta época en la que los medicamentos están escasos o a precios exageradamente inaccesibles.

    Sin contar que en la misma vía y al final hay una cañada y antes de llegar a ella un bote de aguas negras.

    Por lo que los vecinos exigen a las autoridades regionales recoger cuanto antes la basura en la zona, fumigar y reparar los botes de aguas negras y aguas blancas que alteran el buen vivir.

    NAM

    Loading...