• ¡EXTREMA VIGILANCIA! Pekín reduce nuevos casos y realiza 2 millones de pruebas de COVID-19

    Pekín informó hoy de veintidós casos de COVID-19 registrados el viernes, tres menos que en la víspera, y continúa con pruebas masivas de coronavirus a su población tras sumar cientos de positivos a raíz del nuevo brote detectado en un mercado mayorista de la capital que, según los expertos, está bajo control.

    Las cifras divulgadas por las autoridades podrían evidenciar que, como avanzó la semana pasada el jefe epidemiólogo Wu Zunyou, se ha llegado al pico de casos y apenas hay nuevas infecciones.
    Desde que comenzó el brote el pasado 11 de junio, Pekín acumula 205 nuevos casos de COVID-19.

    Sin embargo, quedan aún 308 casos activos en China, y 6.023 personas todavía siguen en observación, las cuales deben pasar un periodo de aislamiento de 14 días, según las cifras oficiales.

    Hasta hoy, 2,29 millones de personas se han hecho las pruebas del coronavirus, informó en rueda de prensa el funcionario Zhang Qiang del equipo municipal de prevención contra la COVID-19.

    Además de empleados de restaurantes, universidades y mercados también se harán pruebas a trabajadores de 36 tipos de empresas que podrían transmitir la enfermedad, como servicios de suministro de comidas y bebidas, supermercados y centros comerciales.

    Así, los miles de repartidores de comida a domicilio que cada día entregan paquetes a lo largo de la ciudad deberán hacerse la prueba.

    Y aquellos que hayan entregado paquetes en áreas de «alto riesgo» – en este momento, dos barrios de la capital – deberán permanecer en sus casas durante 14 días, acotó el funcionario.

    Asimismo, la empresa de servicios de conducción Didi ha exigido pruebas a sus empleados, recoge la prensa local, al igual que los empleados del transporte público y los taxistas de algunos distritos afectados por el brote.

    Por otra parte, Zhang informó hoy de que las autoridades han ordenado a todos los residentes de 40 comunidades de vecinos en zonas de riesgo que no salgan de sus casas para evitar infecciones.

    Asimismo, quienes hayan tenido que hacer cuarentena sólo podrán salir una vez que sus pruebas de coronavirus den negativo, agregó.

    No obstante, el funcionario señaló que aquellas personas que no hayan tenido contacto directo con el mercado de Xinfadi, donde se originó el brote, tienen «un riesgo muy bajo» de haberse contagiado. «No hay necesidad de que la gente vaya a hacerse pruebas en masa», aseveró.

    La capital china presenta un aspecto desangelado, con servicios mínimos en el transporte público y con sus calles, restaurantes y centros comerciales prácticamente vacíos.

    Además, algunos residentes han expresado en las redes sociales su preocupación por el abastecimiento en los supermercados.

    Las autoridades aseguran que el suministro de alimentos se mantendrá estable, que han encargado provisiones a otras provincias y que harán frente a quienes quieran inflar los precios.

    Asimismo, continúan activas las restricciones para salir de la ciudad: no pueden abandonarla los residentes en zonas declaradas de riesgo, y se aconseja que nadie lo haga sin un motivo de peso.

    NAM/EFE

    Loading...