• ¡EXIGEN JUSTICIA! Prevalece el robo como móvil del homicidio del sacerdote en Lara

    El único móvil que prevalece hasta ahora en la investigación del homicidio del sacerdote Irailuis José García Escobar, de 38 años, es la de intento de robo de su Toyota Terios, año 2005. El padre García Escobar fue ultimado de dos tiros el lunes en la tarde, en la carrera 2 con calle 2, barrio Santa Isabel, en el oeste de la capital larense.

    No obstante la versión oficial, sectores de la comunidad barquisimetana consideran que pudo haber habido sicariato en el asesinato del sacerdote. En sus últimos sermones en misa, García Escobar había cuestionado duramente a grupos de narcotraficantes que operan en la ciudad, y además testigos del suceso habrían escuchado cuando los delincuentes, antes de matar al cura, le habrían gritado: “Esto te pasa por sapo”.

    El sacerdote, que estaba a punto de recibir su título de abogado en la Universidad Yacambú y tenía 14 años como párroco de la iglesia Nuestra Señora de Fátima, murió a consecuencia de los tiros que disparó uno de los dos hombres que intentaron despojarlo del vehículo. Fue ingresado muerto al área de emergencia del Hospital del Seguro Social doctor Pastor Oropeza, donde fue trasladado por los vecinos.

    Despliegue policial

    Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de esa entidad, que pasó por el lugar en el momento en el que el religioso resultó herido, se enfrentó con los dos delincuentes que lo mataron.

    Uno de los investigadores recibió un tiro en un pómulo y fue llevado a un centro asistencial. En el intercambio de disparos uno de los asaltantes murió y fue identificado como Reiner José Rodríguez, de 20 años, quien sería el individuo que disparó al sacerdote que gozaba del aprecio de la comunidad donde su muerte ha causado conmoción.

    En medio de la confusión que se originó cuando se escucharon las detonaciones, el otro asaltante logró fugarse mientras comisiones de la policía judicial se desplegaron para dar con su paradero.

    Al parecer, la camioneta de García Escobar estaba en el estacionamiento y el religioso se habría negado a entregarles las llaves del vehículo a los dos delincuentes que lo atacaron.

    La División contra Homicidios del Cicpc en Lara asumió la investigación y actualmente interroga a varios individuos que fueron detenidos por el crimen del prelado. Hay un operativo en toda la zona donde se originó el hecho, ante la posibilidad de que pudiera haber otros implicados en el suceso.

    Hace cinco años el padre José Ramón Mendoza Vásquez, de 45 años, fue asesinado de un tiro para quitarle su vehículo en avenida Ribereña, señalaron diarios de Lara.

    NAM/El Nacional

    Loading...