lunes 15 de abril de 2024

¡EN PLENO ALIVIO DE SANCIONES, CITGO VA A SUBASTA! Juez estadounidense pretende dar el pistolazo de salida para empezar el ‘remate’

Este lunes, un juez estadounidense dará luz verde a la subasta de Citgo Petroleum, la séptima refinería más grande de Estados Unidos y el principal activo de Venezuela en el exterior. Aunque un obstáculo de última hora podría salvarla de los acreedores que buscan cobrar miles de millones de dólares en deudas impagas de su propietario, el Gobierno de Venezuela.

Durante los últimos cuatro años, Estados Unidos ha estado protegiendo a la refinería de petróleo Citgo de los acreedores. Pero según una nueva nota de la agencia Reuters, este lunes, un juez estadounidense pretende dar el pistolazo de salida para empezar la subasta.

Dicha subasta podría ser el comienzo de un nuevo capítulo para la empresa, de 113 años de antigüedad y propiedad de Venezuela desde hace casi 40 años.

Lo que aún se desconoce es si la decisión del gobierno de Biden, relacionada a la flexibilización de las sanciones energéticas a Venezuela, podría permitir al país pagar a los acreedores y poner fin al litigio.

No obstante, un alto funcionario del Departamento de Estado estadounidense en Washington declaró la semana pasada que la flexibilización de las sanciones no debería afectar a la subasta. Estados Unidos extendió por separado la protección de Citgo frente a los acreedores hasta enero.

Citgo es la séptima refinería más grande de Estados Unidos, y opera también unas 4.200 gasolineras en suelo estadounidense. Sus refinerías están adaptadas para procesar el petróleo venezolano y podría desempeñar un papel importante en la recuperación económica del país.

Pero en opinión de las personas más involucradas, es probable que Citgo acabe el año que viene en manos de una o varias de las mayores refinerías que operan en Estados Unidos, lo que podría dejar a Venezuela sin nada.

«Citgo se perderá. Ahora es sólo cuestión de cuánto tiempo durará la subasta. Ni siquiera podremos encontrar las sobras», dijo el abogado José Ignacio Hernández.

Por su parte, los expertos opinan que las posibilidades de que Venezuela conserve alguna participación en Citgo son muy escasas. Cuando se puso a la venta en 2014, la empresa estaba valorada en casi 12.000 millones de dólares.

Al día de hoy, según Forbes, la compañía está valorada entre 32.000 y 40.000 millones de dólares, aunque podría estar más cerca de la cifra reflejada anteriormente (en torno a los 13.000 millones de dólares).

La propia Citgo ha tenido una notable mejora en su rentabilidad, recuperando hasta 5.000 millones de dólares. Pero a pesar de ello, el importe total a pagar ha ascendido a más de 23.000 millones de dólares, según el juez del Tribunal de Distrito de EEUU Leonard Stark en Delaware.

La venta podría convertirse en la mayor subasta judicial jamás celebrada. Entre los licitadores se espera que figuren Marathon Petroleum, Motiva Enterprises, de capital saudí, Valero Energy y Koch Industries. Los inversores en infraestructuras también podrían presentar ofertas.

Un juez decidido

El juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Delaware, Leonard Stark, determinó en 2019 un fallo judicial poco común, según el cual PDVSA era el alter ego de Venezuela, lo que abrió la puerta para que Crystallex International persiguiera acciones en una de las matrices de Citgo, PDV Holding, para recuperar las pérdidas de la expropiación de sus activos por parte de Venezuela.

Venezuela había creído que estaba protegida de los anticipos de los acreedores porque los tribunales estadounidenses suelen tratar a las empresas como independientes de sus propietarios.

Desde que Citgo rompió lazos con PDVSA en 2019, el gobierno estadounidense ha reconocido una serie de juntas de supervisión designadas por la Asamblea Nacional de Venezuela, liderada por la oposición, y su ex líder Juan Guaido.

«Fue útil tener la junta ad-hoc», dijo Natalie Shkolnik, socia de litigios en el bufete de abogados Wilk Auslander que ha escrito sobre el hallazgo. «Simplemente no fue suficiente para evitar el fallo de alter ego».

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, luchó contra los nombramientos de las juntas, y recientemente dijo que Citgo había sido «secuestrada» por Estados Unidos.

Stark, de 54 años, sentó metódicamente las bases para la subasta del lunes contratando a un banco de inversión y nombrando a un funcionario judicial para tratar con las agencias estadounidenses que protegen a Citgo.

Su fallo alter ego de 2018 vinculó por primera vez a PDV Holding con las deudas de Venezuela, algo que los abogados de Venezuela siguen combatiendo ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos. La apelación está pendiente.

Stark declinó traspasar el caso a otro juez tras ser ascendido en 2022 a un tribunal de apelaciones. Este año contrató al banquero de inversión Evercore Group para reunir datos financieros y comercializar la empresa.

Evercore está solicitando una oferta inicial que podría darse a conocer esta semana. Esa oferta podría incluir a empresas con grandes laudos arbitrales, como ConocoPhillips y Exxon Mobil.

En este sentido, Conoco ha declarado que está «recurriendo a todas las vías legales disponibles» para cobrar sus tres laudos. Por su parte, Exxon declinó hacer comentarios.

Desde el principio, Stark reconoció que el caso tenía un alcance mayor que el de Citgo. Envió a un funcionario judicial a la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU., que bloquea desde hace tiempo las demandas contra Citgo, y recibió autorización previa para la subasta.

«Esta subasta no es un proceso equitativo ni justo. Sólo se pagaría a los primeros en llegar mediante la destrucción de un activo», dijo Horacio Medina, que dirige una de las juntas que supervisan Citgo. «El juego no ha terminado», dijo a Reuters, afirmando que las conversaciones con los acreedores para reducir el alcance de la subasta están en curso.

Carlos Jorda, el respetado CEO de Citgo que fue nombrado en 2019 por el Parlamento de Venezuela, abordó años de escaso mantenimiento que habían sido ignorados por su matriz con sede en Caracas, recortó la deuda y mejoró las finanzas.

Sus tres refinerías funcionaron a una media del 98% de su capacidad en los últimos cuatro trimestres. En ese mismo periodo, los ingresos netos acumulados de la empresa ascendieron a 4.920 millones de dólares, frente a su primer año, en el que ganó 246 millones.

Pero si Citgo y sus juntas directivas no llegan a acuerdos de pago antes de que se declare el ganador de la puja el año que viene, Venezuela, que compró Citgo para seguir una estrategia internacional, se quedará con las manos vacías.

La red de refino de 807.000 barriles diarios de Citgo, orientada a procesar el crudo pesado de Venezuela, es tan crítica hoy como cuando PDVSA adquirió la empresa.

«Citgo será estratégica para Venezuela en los próximos 20-25 años, no sólo como empresa de refino, sino con un papel ampliado», dijo el director Medina. La empresa podría algún día competir con PDVSA operando como una compañía petrolera integrada verticalmente con activos de producción en Venezuela.

Hoy en día, parece una esperanza remota. «La pérdida de Citgo causará un gran daño moral a los venezolanos y no traerá beneficios a muchos, excepto a un puñado de afortunados acreedores que podrían colarse en la subasta», dijo José Ignacio Hernández.

NAM/EPTV

Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

Visite nuestro sitio web:
https://noticiaalminuto.com/

X:
https://noticiaalminuto.com/twitter

Instagram:
https://noticiaalminuto.com/instagram

Telegrama:
https://noticiaalminuto.com/telegrama

Grupo de WhatsApp:
https://noticiaalminuto.com/whatsapp