• ¡EL ZULIA DECIDE SU FUTURO! Discurso y mensaje, maquinaria, convencimiento y movilización ¿Quién acertará? || Análisis (1)

    A partir del 28 de octubre se desplegará la campaña electoral rumbo a las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre en todo el territorio nacional como parte del cronograma contemplado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y ante este escenario, es poco el tiempo que tienen las maquinarias y estructuras políticas para diseñar su campaña. En vista de esta circunstancia, NAM analiza los elementos que comprenden la campaña política de los dos frentes de fuerza en pugna; el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el constructo conceptual de la campaña electoral de uno y otro bando como el gran desafío de conexión con el elector.

    NAM presenta, en dos entregas, este análisis que responde a varias de las incógnitas que se presentan durante la observación de cómo ha avanzado este proceso de precampaña, con miras a analizar la campaña electoral de ambas conflagraciones y de cuáles elementos discursivos y simbólicos se nutriría esa campaña para conectar con el elector.

    En esta primera entrega, empezaremos diciendo que los primeros pasos para reanimar el nivel de participación, adormecido en la población electoral ya se han dado. Inclusive, los encuentros en México, enmarcados en el Diálogo y la Negociación política como herramienta acertada de concertación y resolución de conflictos y los previos a ellos entre representantes del Gobierno y la oposición mostraron sus primeros avances y de ello ha dependido que lleguemos hasta donde estamos.

    Algunas candidaturas en el frente opositor se dirimieron por primarias, pero, la mayoría por un consenso que poco convence en algunos sectores, visto más como una “imposición” de candidatos que fragmenta la Unidad y que ofrece unas terceras vías que, de acuerdo con lo mostrado en el simulacro electoral del pasado 10 de octubre, con un sistema de votación diseñado para el voto entubado, les anula en la práctica, son terceras vías que, si bien la democracia les ofrece la oportunidad, la sensatez debe decirles que no tendrán chance, pero que, en la terquedad de insistir podrían restar votos importantes para lograr el objetivo.

    En todo caso, se han ido cumpliendo los protocolos contenidos en el cronograma preelectoral, incluyendo la presencia de representantes de la Unión Europea como Observadores del proceso, el acompañamiento del Ceela y de otros mecanismos nacionales de observación que dan garantías en el proceso. De otro lado, el CNE ha mostrado transparencia en los procesos técnico-metodológicos de la elección, en cuanto a probar los sistemas, la maquinaria, las auditorías, la transmisión de resultados, solo con el detalle del diseño complejo para el voto cruzado.

    Ahora bien, sobre el tema de la campaña electoral, es bueno refrescar generalidades básicas para entender cómo se arma una campaña electoral y de cuáles elementos, como por ejemplo, entender que hay una campaña electoral de «tierra» y una campaña electoral de «aire»

    La campaña electoral de “tierra” es aquella actividad de masas, de concentraciones, de mítines públicos en sitios de concentración, marchas, movilizaciones, casa por casa y similares; es el contacto cara a cara con la gente, donde el candidato o candidata expresa verbalmente sus pensamientos y vende de ese modo su plan de gestión. Mientras la campaña electoral de “aire” comprende los contenidos generados a través de los medios digitales; portales, redes, radio, televisión, vallas, gráficos, eslogan, colores, mensajes. Es el contenido simbólico, estructural y visual de la campaña y es muy importante. Poder armonizar, articular, una cosa con la otra ofrecerá como resultado una campaña bien hecha y en consecuencia que con ella se logre el objetivo.

    Precampaña y campaña

    Con base a esta premisa, analizaremos, si la precampaña electoral, vísperas al inicio oficial de la campaña electoral, una vez definidas todas las candidaturas, está atendiendo a esa necesidad de conectarse con la gente, con los electores; con sus necesidades, sueños y anhelos y con base a esa conexión, desarrollar una estrategia, un discurso y una narrativa que establezca esa conexión y la transforme en espíritu de participación masiva.

    Esto, aplicado a toda Venezuela, pero, ahondaremos en este análisis al ámbito que nos corresponde que es el Zulia y Maracaibo, su capital. ¿Los spots, comerciales, lemas, logotipos, colores, mensajes gráficos, y el propio discurso de partidos y candidatos atenderán a todas estas necesidades, serán capaces de motivar y de reimpulsar el voto en favor a su aspiración política? ¿Cuál de los dos comandos de campaña está acertando en la estrategia?

    La politólogo, analista en política comunicacional y experta en campañas electorales, Ana María Osorio, lo explica con mucha pedagogía:

    “Si analizamos la campaña de Manuel Rosales frente a la de Omar Prieto, nos damos cuenta que, desde el punto de vista comunicacional, Manuel Rosales apela a la emoción y lo que vivía la gente durante su gestión; una gestión rodeada de abundancia, de prosperidad, y demostrarle un nuevo rostro tanto a Maracaibo como a todo el Zulia, de allí la frase “Vuelve la Esperanza” es decir, recordarle a la gente como es vivir bien, como es estar bien y que se puede vivir mejor”

    Otro elemento importante que analiza Osorio, en el caso de la campaña de la Zulianidad, no solo es que está direccionada a recuperar lo regionalista y el arraigo por signos y símbolos de la región, sino que apunta hacia el voto castigo. “Castígalos con tu Voto’ es una frase que señala directamente al responsable de la crisis; establece como otro dogma, como la religión el tema de la culpa ‘Castígalos con tu Voto’ porque tú no quieres vivir mal, no quieres seguir pasando necesidades, quieres buenos servicios públicos”.

    Sobre la campaña del Comando Nacional Aristóbulo Istúriz, específicamente en el caso de Omar Prieto, Osorio asevera “que vuelve con el eslogan de ‘Comprometido con tu futuro’ ¿cuál futuro? Si lo que me estás mostrando es retroceso, atraso; el otro discurso del oficialismo es el de ‘Vale la pena Luchar’ ¿Por qué voy a luchar? si tú me tienes igual, o peor; mi calidad de vida ha desmejorado sustancialmente, entonces allí falla comunicacionalmente su discurso”.

    No obstante, la experta señala un acierto en la frase “El Zulia tiene con qué” “porque es verdad, el Zulia un estado con muchas riquezas”.

    Conectar con la gente

    Desde la UCV, la doctora en Ciencias Políticas, Carmen Maurera coincide: «No basta la campaña de tierra, que sabemos es importante por la cercanía del candidato con la gente y el contacto directo, pero lo que más llega es el mensaje virtual o digital, denominándolo así con base a la era en la que vivimos. Los electores escuchan radio, ven portales informativos, tienen acceso a las App donde reciben mensajes, manejan redes sociales; Twitter, Facebook, Telegram, Instagram, etc, el mensaje que por esos medios llegue, parece mentira, pero es el que más va a calar. En consecuencia, de como estructures esa campaña en cuanto a discurso y simbología, depende que el elector te compre la oferta o no».

    «Si me preguntas -prosigue- por la campaña en el Zulia; el oficialismo debe revisar su mensaje, porque es un mensaje desgastado; El mensaje de ‘soberanía, heroísmo, lucha, todos juntos, es posible’ son términos construidos sobre una realidad que no los favorece. Ellos no hablan de calidad de vida, no hablan de progreso, no hablan de servicios públicos eficientes, no hablan de robustecer la economía, no hablan de aparato productivo, no hablan de acceso a los medicamentos, no hablan de bajar la inflación, en fin y eso es lo que la gente quiere escuchar».

    Maurera concluye: «La oposición en el Zulia está un poco más clara, pero tampoco deben abusar de la recordación, que es de donde se están agarrando. Si, Rosales recuerda que en su gestión hubo transporte, hubo una red hospitalaria de primera, hubo carreteras y autopistas, hubo entrega de escuelas, vivienda, hubo programas sociales, etc, pero debe seguir construyendo un mensaje hacia devolver calidad de vida y allí están acertando, cuando lanzan el lema «Vuelve la Esperanza» y «Castígalos conel Voto» son dos mensajes que calan bastante, porque tocan la fibra sentimental y mueven a la gente en el objetivo de cambiar».

    Cuidado con los lemas

    El analista, politólogo, consultor y estratega político Egno Chávez apunta a un elemento vital a considerar: «Omar Prieto utilizó la consigna, en su anterior campaña, del «Futuro Seguro». Tiene cuatro años en el poder y ese «Futuro Seguro» no se vio, no se ha visto y acude de nuevo al mismo mensaje cuando lanza un lema como «Comprometido con un mejor futuro para el Zulia», un mensaje que bien pudiera calar en quien no haya gobernado, pero Omar tiene cuatro años gobernando y habla como si él no fuera el gobernador en ejercicio, entonces aquí vale la pena preguntarse ¿Es que no tienes una gestión sobre la cual construir un mensaje de continuidad? ¿No construiste nada de aquel futuro seguro que prometiste hace cuatro años?»

    «Tu escuchas ese mensaje -agrega Chávez- y pareciera que él no fuera el gobernador en funciones, porque habla en términos de futuro, es decir no hay presente. Prieto intenta cabalgar en la idea de obtener otro place para continuar por cuatro años más comprometido con el futuro del pueblo, consigna que en mi criterio tiene la dificultad de que lo está diciendo un gobernador que ha tenido que lidiar con problemas graves como, por ejemplo, el problema eléctrico, cuya mejoría relativa viene dada más por una gestión del Gobierno nacional que por la propia gestión del Gobernador. Es un problema vigente por varios años y cuya leve mejoría está asociada a la gestión nacional; Otro problema es el de la salud; los sondeos muestran que la gente se siente abandonada, desasistida, que no tiene un gobierno que la proteja y que le ofrezca soluciones, la gente siente que ha tenido que lidiar sola con la pandemia, la precariedad de los empleos, el desempleo».

    Chávez manifiesta que, pese a la celeridad que hubo con el tema de la vacunación, la gente piensa que falta mucho por hacer en esa área y suma a éste el que quizá sea el martirio más grande ahorita de los zulianos, el problema de la gasolina: «No lo ha podido resolver, el Gobierno regional no ha podido darle respuestas a la gente a ese problema que afecta la movilidad, el transporte a los productores y afecta la dinámica de la economía zuliana y es un elemento que no ayuda al Gobernador en funciones. Omar está rodeado de dificultades reales asociadas a los problemas de los servicios públicos y la gente lo muestra en los sondeos».

    Para cerrar, Chávez añade a esta red de dificultades la falta de iniciativas de los gobiernos regional y locales en el Zulia en relación con la educación infantil. «La gente siente que no hay acompañamiento, que no hay alternativas, ni iniciativas para procurar atender a los niños aplicando los protocolos que ya sabemos que hay que aplicar, pero no se aprecia que existan políticas que aborden ese problema. Los padres están solos, sin un estado que les asista en esta difícil tarea de tener a los niños encerrados y sin ir a la escuela. Con todo este escenario, decir que «El Zulia tiene con Qué» es una frase que no tiene pegada y que está divorciada de una realidad evidente. Una consigna que habla de los recursos que tiene el Zulia, pero unos recursos que no se han utilizado con eficiencia en estos cuatro años».

    ¿Y en el caso de Manuel Rosales?

    Chávez coincide con los otros analistas de que la consigna de «Vuelve la Esperanza» tiene mayor resonancia en la fibra del elector, está más acertada y más asociada con lo que la gente quiere que es un cambio: «Lo que llamamos en marketing la capacidad de recordación en el ciudadano, no sin considerar que sobre Manuel Rosales hay muchas críticas sobre su comportamiento político, pero que está rodeado de visibilidad pública en cuanto a su gestión como alcalde y como gobernador, de tal manera que acierta Manuel Rosales cuando apela a la esperanza y es una decisión asociada a los sondeos de opinión».

     

    «Sobre la posibilidad de Rosales de ganar la Gobernación -advierte Chávez- le tocará lidiar con una realidad y es que Rosales va tener que negociar con el Gobierno (nacional) para poder gobernar, porque recordemos que en el pasado Manuel contó con recursos como el FIDES y el LAEE. Las condiciones de hoy en día no son las mismas de cuando gobernó Manuel Rosales, no contará con los mismos recursos, hay mucho más limitaciones, la economía de aquella  época ni se compara con la de hoy y con todo eso debe lidiar Rosales de resultar ganador, sin embargo, su estrategia apunta a conseguir recursos externos para acometer el tema eléctrico y el del agua potable y eso genera en el pueblo una expectativa».

    Campañas “paraguas” y lo que denotan

    Observamos en este momento en desarrollo una campaña que conlleva colores, símbolos y mensajes nacionales que se replican en el Zulia y que pareciera atender a una campaña nacional, por ejemplo “Vale la pena Luchar” que es una las frases utilizadas por el comando de campaña nacional Aristóbulo Istúriz (PSUV).

    Esa campaña, con ese mensaje algo genérico y que no apunta a lo que la gente quizá quiere o anhela escuchar que es una oferta de solución a los problemas que se han vuelto crisis ¿Implica una debilidad por el hecho de que las gestiones en desarrollo ya habían impulsado una narrativa, unos mensajes como “Futuro Seguro”, “Zulia Mía”, “Omar a las Siete” y en el caso de Maracaibo, “Maracaibo Renace” para, ¿ahora desarrollar otro mensaje como el de “Con Vos hacemos Más”?

    Osorio destaca al respecto que “desde el punto de vista comunicacional, el mensaje tiene que conectar con elementos simbólicos que sean congruentes entre el discurso teórico y el discurso práctico para que el mensaje pueda conectar con la gente y con las aspiraciones de la gente y la gente te compre el mensaje”.

    Osorio afirma que “ambas campañas (PSUV y MUD) intentan apelar al sentimiento ciudadano, sin embargo, deben hacer al ciudadano parte de su historia, involucrarlos más para lograr conectar con el elector”.

    En ese contexto, se infiere que la campaña de Manuel Rosales, se aprecia más apegada a estos conceptos de la conexión con la gente y con el anhelo del elector.

    “Vuelve la Esperanza” “Somos el Cambio” “Castígalos con tu Voto!” Tienen la fortaleza de venderse como el cambio para solucionar los problemas, lo que permite hablar de ellos y prometer soluciones, conectarse con esas demandas, peticiones, anhelos y expectativas, también se conecta con los iconos del Zulia, y regresa a la campaña bajo el concepto de la Zulianidad, apuntando a la fibra regionalista, de arraigo propio y no ha caído en los dimes y diretes, ni ha polemizado con su contendor.

    Maquinaria y Movilización

    Otra opinión, que guarda cierta sincronía con la de Ana María Osorio, es la del experto en comunicación política, politólogo y estratega electoral, Jesús Castillo Molleda, quien apunta más hacia las estructuras, la maquinaria y la movilización.

    “La comunicación no ha resultado muy innovadora en el estado Zulia. Por una parte, el que es candidato y gobernante está concentrado en su oferta de lo que tiene como gestión que enseñar y los que no tienen gestión que enseñar se han ido por el elemento social, así como el que no es gobernante, pero lo fue en el pasado, está concentrado en el discurso de la recordación”.

    Castillo Molleda plantea que “En el Zulia tuvimos dos grandes momentos de primarias, la que hizo el PSUV y otra que fueron haciendo, en algunos municipios, dentro de los sectores la Mesa de la Unidad Democrática para, un poco, dirimir sus diferencias entre el bagaje de candidatos de la MUD, pero también candidatos de lo que llaman la Alianza Democrática Independiente que no ha logrado coordinar esa alianza perfecta”

    ¿Campaña aburrida?

    El estratega electoral, señala como “un poco aburrida” esta precampaña electoral; “Es que no ha habido nada nuevo, se han concentrado en lo mismo, caminar comunidades, efectuar algunas concentraciones, recordar algunos logros de la gestión pública, pero no están concentrados en algo que deberían estar haciendo que es, por ejemplo, enseñar a votar y motivar el voto”.

    Para Castillo Molleda “hay dos realidades; el PSUV concentra sus esfuerzos en el tema de la movilización electoral y lograr fortalecer su candidatura en los 21 municipios del estado y en el caso de los sectores de oposición, están concentrados en la posibilidad de lograr las alianzas perfectas, donde aún les falta concretar, pero tienen una candidatura de fuerza para la Gobernación, a pesar de que hay dos candidaturas más inscritas en la Alianza Democrática y en los Independientes para el caso de la Alcaldía”.

    Castillo advierte un peligro para los sectores oficialistas: “Lo hemos notado mucho, principalmente en municipios como San Francisco y las cuatro parroquias del Oeste de Maracaibo, donde los electores nos dicen que se van a servir de la maquinaria de movilización del PSUV, pero no van a darle el voto al PSUV para la Gobernación, lo que podría generar un efecto como el de 2015 con las elecciones parlamentarias de ese año”.

    ¿Cómo está medida la participación?

    Con base al análisis que ambos expertos hacen de la falta de conexión del discurso político con el elector, la tendencia de participación está estimada, para este momento en un 55% “que se circunscribe dentro del grupo de electores que aseguran ir a votar”

    En conclusión, pareciera que se hace necesaria una campaña electoral inteligente, que conecte con la gente y sus necesidades y que trascienda los desgastados lemas de lucha, batalla, heroísmo, independencia, “Somos todos”, “Juntos es Posible”, “Con Vos hacemos Más”, “Unidos se puede”, “Vale la pena Luchar”, porque son lemas que no se casan con lo que la gente quiere escuchar y con la oferta que convencería al elector a participar. Y, en tal sentido, el comando de campaña nacional Aristóbulo Istúriz debe revisar ya su estrategia o puede tener un efecto adverso a lo que persiguen.

    ¿Qué pasará con el voto cruzado? ¿El voto entubado a quién beneficia? ¿Qué gana y que pierde el partido de Gobierno con el voto entubado? ¿Cómo votar cruzado? Son las próximas incógnitas a responder en la segunda entrega.

    NAM/Equipo de Política

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitioweb https://noticiaalminuto.com/

     Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

     Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

     Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

     Grupo de WhatsApp: https://chat.whatsapp.com/K8GsOo0Vk1g3oh09z20eF5

     

     

    Loading...