• #OPINIÓN ¡EFICIENCIA O NADA! Asumir y Corregir (Francisco Arias Cárdenas)

    El fundador del MBR, Hugo Chávez Frías insistió mucho en la eficiencia. “Eficiencia o nada”, lo oímos mil veces gritar desesperado. Lo oímos repetirlo a diario en el discurso de Nicolás Maduro.
    Ser eficientes es producir resultados impecables con nuestro accionar que transforma para bien, que comprende lo infuncional, lo transforma y construye mejores formas para lograr los resultados excelentes. Lograr que nuestro trabajo se traduzca en beneficio para todos, en satisfacción propia y en vida mejor para los otros.
    La eficiencia es un apostolado que muestra con el ejemplo, sobre las dificultades y sin excusas, conscientes y empeñados en la más dura de las batallas, las que debemos dar contra nuestras pequeñeces y miserias, propias de los seres humanos. Esta es la primera victoria de un revolucionario verdadero.
    Esto no es sólo el discurso, es la práctica diaria. Corregirnos en cada momento, a cada paso, ser inconformes con lo que hacemos, son actitudes que forman parte y contribuyen a la eficiencia.
    Buscar el bien común, el bien del colectivo antes que el propio o de nuestros amigos, de nuestro grupo, forma parte de esta lucha para dar resultados. Que cada uno con dedicación saque la tarea asignada que nos garantice lo que comprometimos desde el inicio de nuestro movimiento.
    Parar una obra, destruir un logro para afectar a otra persona, sin importarnos el sufrimiento que causamos al colectivo, es una actitud contra Chávez y contra su prédica de eficacia para ser excelentes en nuestras diarias acciones. Haciendo cada uno lo mejor que está a su alcance, sin justificarnos con las carencias de medios y recursos, sino inventando para superar obstáculos e impulsar la gestión pública.
    Lo transformador, lo que construye a diario, es lo que hacemos moldeando desde nuestra propia conducta, con ejemplo a los más jóvenes que ven, analizan y se programan para actuar. El respeto a los demás, que parte del respeto a nosotros mismos, suma mucho para el trabajo en equipo, indispensable para el éxito colectivo.
    Decir que las cosas van bien, cuando sabemos que no empeñamos todo nuestro esfuerzo para lograrlo, se regresa contra nosotros. La eficiencia es producir más, es emplear todos los recursos con los que contamos, profesionales íntegros, capaces de asumir las responsabilidades del tamaño de las circunstancias, dejando de lado el burocratismo como base de la ineficiencia. Ir la reflexión y a la autocrítica en todos los espacios, plantear la necesidad de corregir todo lo que sea necesario corregir, la ineficiencia, la impunidad y la corrupción.
    Siendo eficientes, solamente así lograremos recuperar el afecto avasallante de las mayorías nacionales. Hacer hegemónico nuestro proceso de transformación y construcción como lo señaló Chávez, tiene que ver con esta responsabilidad de eficiencia en el gobierno, la que nos permite construir la nueva sociedad de armonía, estabilidad y felicidad colectiva. Solamente así garantizamos el avance de la Revolución Bolivariana.
    Francisco Arias Cárdenas
    NAM/El Universal
    Loading...