• ¡EFECTO HIPERINFLACIÓN! Pérdida de poder de compra del dólar durante 2019 fue de 64,3%

    El origen de la crisis económica de Venezuela es fundamentalmente monetario. Al saturar la economía nacional de bolívares inorgánicos contaminados de inflación, la inflación detonó en una espiral de emisión de bolívares y aumento proporcional de los precios de forma desenfrenada. Y ese fenómeno se profundizó tanto, que el dólar perdió rendimiento real y capacidad de compra, pues actualmente, por ejemplo, 20 dólares no compran ni la cuarta parte de lo que compraban en Venezuela hace dos años al equivaler esa cifra en bolívares, hoy poco más de Bs. 1.600.000.

    Y es que un reciente estudio de la firma Econométrica demostró que la inflación aumentó a un nivel mucho más acelerado que lo que lo hizo la devaluación del bolívar frente al dólar en el mismo período que transcurrió durante todo el 2019.

    “La inflación anual de 2019 fue de 20.022% y la depreciación o alza del $ en términos de Bs 7.078%. Por tanto, tal y como pronostiqué, el dólar no protegió contra la inflación, y la pérdida de poder de compra del dólar durante 2019 fue de 64,33%”, explicó este lunes el economista Ángel García Banchs, miembro de esa consultora financiera.

    Esto implica que la masa monetaria aumentó por el incremento de la liquidez hasta un exorbitante nivel de 500 billones de bolívares en 2019, y de solo 55 billones en diciembre, lo cual fue ejecutado por el Gobierno a través del BCV para financiar su gasto público en bonos, emisión de bolívares para reembolsos a los comercios que aceptaron pagos en petros y los pagos de pasivos laborales a los empleados de la administración pública.

    Esa masa monetaria presionó la inflación al saturar la economía de demasiados bolívares que buscaron salida a través del mercado del dólar, que posee una oferta muy baja para la enorme liquidez de bolívares y demanda de dólares, así como para la baja oferta de productos, bienes y servicios.

    Esto estimuló también un aumento de la inflación de 5.500% a más de 7.000% en tan solo un mes, según informó este lunes la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

    Es decir, el bolívar se devaluó a una velocidad mucho mayor que lo que la inflación subió. Se requiere una cantidad de bolívares más baja para comprar dólares que la que se requieren para comprar algún producto denominado en bolívares a precio real de mercado ajustado a la inflación. Por esa razón, el dólar en Venezuela tiene un poder de compra bajo en comparación al de todos loa países de América Latina, que es un fenómeno propio de las distorsiones particulares y extraordinarias de la crisis venezolana.

    Ricardo Serrano

    Loading...