• ¡CONSUMO EN VERDES! “Viernes Negro” evidencia aun más la dolarización en Venezuela

    Aunque el consumo se ha contraído producto del crecimiento descontrolado de la hiperinflación (200.000% al cierre de 2019, según el FMI), la dolarización gana terreno sin freno como el principal mecanismo de subsistencia socioeconómico al que recurren los venezolanos para aliviar sus finanzas y recuperar levemente su poder adquisitivo, puesto que del 20% de la población que tiene acceso a dólares, solo el 10% los genera y gasta en altos volúmenes.

    No obstante, ese segmento de la sociedad venezolana que tiene ingresos en moneda estadounidense estimula el repunte del consumo a través de días como este; el famoso “Viernes Negro”, donde las ofertas predominan los anaqueles y mostradores de los principales comercios y supermercados del país.

    “Cada vez más venezolanos manejan dólares (pocos pero dólares al fin) y buscan comprar. Es lógico. Y el fenómeno se magnifica porque la economía se ha reducido más de 60 %. Y además, focalizado en ciertos nichos de las ciudades”, explicó el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica.

    Esta realidad implica que al producirse una contracción económica en el 60% de la capacidad de generación de renta en el país (producto interno bruto), la concentración de dólares se hace cada vez más pequeña y reducida en un sector de la población que les da circulación en sus transacciones cotidianas entre las actividades de ese segmento de la población que generan rentas y remuneraciones en moneda estadounidense, por lo cual ese flujo de dólares busca salida a través del consumo. Y un día como este, marcado por un repunte del consumo debido a la temporada y la flexibilización del control de cambio y de precios: el famoso “Black Friday”.

    Y ante las dudas de los venezolanos que se preguntan en la calle y en redes sociales cómo es que hay una crisis económica tan grave si este viernes se observa un gran consumo en los centros comerciales del país y a otros venezolanos haciendo compras en dólares por las ofertas del “Viernes Negro”, el economista Oliveros deja entrever que eso es una consecuencia social basada en una especie de desahogo socioeconómico a la presión de la crisis.

    “Es una población que tiene 6 años padeciendo una crisis sin precedentes. Necesitan un poco de satisfacción. Y además tampoco es que la factura promedio sea muy alta. Las cosas hay que verlas en su justa dimensión. El “black friday” vzlano no es equiparable al del resto del mundo”, argumenta Oliveros.

    Es decir, la distorsión y desequilibrio que hay en la economía venezolana ocasiona que el diferencial cambiario entre el bolívar y el dólar, puesto que la inflación sube más rápido que la devaluación de la moneda nacional, hace que los precios internos en dólares sean más elevados que en comparación con el promedio mundial, donde no existe devaluación de las monedas de otros países frente al dólar porque estos no registran crisis de inflación. Venezuela es el país con la inflación (hiperinflación) más alta del planeta actualmente.

    Esto genera la anomalía de que los costos internos en dólares superen entre un 20% y un 50% el promedio mundial de denominación de precios en dólares de acuerdo a las tasas de cambio (equilibradas) de las monedas otros países de América Latina frente a la divisa estadounidense.

    Ricardo Serrano

    Loading...