jueves 23 de mayo de 2024

¡CASI NADA! La reina Isabel llamó amante astuta y malvada a Camilla Parker, revela libro

Camilla Parker, la hasta ahora Duquesa de Cornualles ha tenido que tolerar muchas cosas por el Príncipe Carlos, desde estar bajo la sombra de la Princesa Diana de Gales hasta los malos tratos de la Reina Isabel II quien tras conocer la relación que su hijo tenía con Camilla, no dudó en aplicarle la ley de hielo e ignorarla cada vez que podía pues no aceptaba la idea de que el heredero al trono rehiciera su vida con una mujer divorciada.

Camilla Shand es su nombre de nacimiento y justo cumplió los 23 años de edad, conoció al príncipe Carlos en el partido de polo en el año de 1970, sin embargo, en 1973 ella decidió contraer nupcias con Andrew Henry Parker Bowles, con quien tuvo dos hijos: Thomas Henry y Laura Rosse.

 Pero algo que llamó mucho la atención fue el fuerte rumor de que Camilla era la amante del Príncipe Carlos, hecho que definitivamente disgustó mucho al pueblo británico y que debido a que la princesa Diana de Gales era muy querida en todo en el mundo, pues esta noticia también disgustó a los seguidores de Diana.

De acuerdo con una entrevista publicada en The Mail on Sunday, Camilla reveló que el príncipe Carlos se había separado de Diana de Gales en 1992, pero que fue hasta 1996 cuando se anunció de manera oficial el divorcio entre esta pareja, un año antes de la trágica muerte de Lady Di.

Fue hasta el 9 de abril de 2005 cuando Camilla dejó de ser la amante para convertirse en la segunda esposa del Príncipe Carlos, pero el hecho de haber sido ‘la amante’, le pesó mucho no solo con la sociedad, sino con la propia Familia Real.

Y es que según relata el libro: REBEL Prince: El poder, la pasión y el desafío del Príncipe Carlos, de Tom Bower describe muy bien cómo fue este proceso en el Camilla tuvo que lidiar con el desprecio de la Reina Isabell quien incluso la llamó ¡amante astuta y malvada!.

No es para menos, pues la monarquía se sentía avergonzada por el hecho de que el príncipe Carlos decidiera casarse con su amante y más porque el recuerdo de Diana de Gales seguía presente.

Si había algo que la Reina Isabell II no toleraba era el descaro de Camilla quien en varias ocasiones se dio cita en el Palacio de Buchkingham debido a que su entonces esposo Andrew era ahijado de la Reina Madre, Isabel Bowes-Lyon, pero cuando se supo del romance secreto entre Camilla y el príncipe Carlos, dejó de ser invitada a los eventos que organizaba la Familia Real por considerarlo inapropiado y que había traicionado la confianza, pues además tanto la Reina como su madre, desaprobaron esa relación que empezó mal.

El príncipe Carlos sabía muy bien que aunque ya estaba separado de Diana de Gales, sin la aprobación de su madre, la Reina Isabel II, él no podía sacar a la luz su relación con Camilla quien ya estaba cansada de seguir como la amante. Ante la presión, el príncipe Carlos decidió apoyarse de su tía, la princesa Margaret para interceder por él y Camilla ante su madre, así que una tarde de verano en Balmoral, el príncipe Carlos decidió hablar con su madre para que le permitiera dar a conocer su relación formal con Camilla.

A lo que la Reina comentó de manera muy enérgica que no toleraría su adulterio, ni perdonaría a Camilla por el hecho de haber interferido en su matrimonio con Diana y la llamó como  «mujer malvada», dejando en claro que no quería tener nada que ver con ella, porque se sentía hasta humillada y no solo ella, también la Reina Madre. 

En 1995, por fin la Reina aceptó a Camilla y eso muy a la fuerza, ya que justo después de que Lady Di dejara entrever en una entrevista que el príncipe se había acostado con su amante una noche antes de su boda, la Reina le dijo a su hijo que aunque ella aceptara a Camilla difícilmente podría reconstruir su imagen.

Todos los ojos estaban puestos en el príncipe, pues incluso hasta su padre, el príncipe Felipe le escribió una carta comentándole que no se casara con su amante.
Para el año 2000, el príncipe Carlos invitó a Camila a celebrar el cumpleaños número 60 del Rey Constantino de Grecia, claro, con la aprobación de la Reina. 

Pero fue hasta el 2002 cuando finalmente la Reina Isabel comenzó a ceder un poco, ya que debido a la muerte de su madre Isabel Bowes-Lyon, dejó que Camilla acudiera al funeral pero como amiga de la Reina Madre y no como la pareja sentimental de su hijo.

Justamente en 2005 la Reina permitió que el príncipe Carlos celebrara sus segundas nupcias, cabe señalar que al acto civil la reina Isabel II no asistió pero sí a la recepción. Pero la imagen de Lady Di los persiguió, pues los espectadores colocaron retratos de Diana de Gales y hasta gritaron “Larga vida a la reina; Diana para siempre; Rey Carlos y Reina Camila, nunca”.

Pero semanas previas al gran día, la Reina no solo excluyó a Camilla de las ceremonias reales y las cenas oficiales, sino que también remarcó que quedaba muy poco oro especial de Gales para hacer el anillo de bodas de Camilla.

Al convertirse en la esposa del Príncipe, el título que le correspondía a Camilla era el de ‘Princesa de Gales’, pero desde luego que la presión era mucha y el recuerdo de Diana pesaba mucho más, así que eligió el de Duquesa de Cornualles para evitar más problemas entre la Familia Real y los británicos, pues el hecho de ser la amante ya pesaba demasiado, y si quitaba el título a Diana la situación podría empeorar.

A 13 años de matrimonio, las cosas han cambiado y la Reina Isabel II ya lleva una mejor relación Camilla, pues incluso los actos hablan por sí mismos ya que una ocasión le pidió a Camilla que se sentara a su lado en el carruaje en el Jubileo de Diamante en 2012.
Además de eso también le otorgó dos honores a Camilla: el de La Orden de la Familia Real Británica y la Gran cruz de la Orden Victoriana.

Al convertirse en la esposa del Príncipe, el título que le correspondía a Camilla era el de ‘Princesa de Gales’, pero desde luego que la presión era mucha y el recuerdo de Diana pesaba mucho más, así que eligió el de Duquesa de Cornualles para evitar más problemas entre la Familia Real y los británicos, pues el hecho de ser la amante ya pesaba demasiado, y si quitaba el título a Diana la situación podría empeorar. 

A 13 años de matrimonio, las cosas han cambiado y la Reina Isabel II ya lleva una mejor relación Camilla, pues incluso los actos hablan por sí mismos ya que una ocasión le pidió a Camilla que se sentara a su lado en el carruaje en el Jubileo de Diamante en 2012.
Además de eso también le otorgó dos honores a Camilla: el de La Orden de la Familia Real Británica y la Gran cruz de la Orden Victoriana.

NAM/Soy Carmín