• ¡CAMINO A RUSIA 2018! USA 1994, la aventura victoriosa de «Los hijos del desierto» (+VÍDEOS)

    RFK Stadium en Washington DC. 20 de junio de 1994. Arabia Saudita debutaba en una Copa del Mundo contra un histórico como lo era Holanda.

    Fuad Amin pondría en ventaja a los asiáticos a los 18 minutos de la primera mitad. Primer gol en la historia de ese país en una cita mundialista. Todo era una fiesta pero aparecieron Wim Jonk y Gaston Taument para remontar el partido (2-1). “Los hijos del desierto” no pudieron llevarse su primera victoria en su primer partido pero ante una selección liderada por los hermanos De Boer, Fran Rijkaard, Overmars, Bergkamp y Koeman era imposible imaginarse algo parecido. Pero, pese a no llevarse nada más que la satisfacción de haber jugado bien, no era el último sello que dejarían estos jugadores. Lo mejor lo dejaron para sus próximos encuentros.

    El comienzo de un sueño para “Los hijos del desierto”

    Los dirigidos en aquel entonces por el argentino Jorge Raúl Solari, padre del ex jugador del Real Madrid, encontraron en la determinación un aliado valioso para poder afrontar los próximos encuentros de la fase de grupos.

    El Mundial de Estados Unidos 1994 no sería solo para debutar, sino para competir. Y lo hicieron. En la segunda jornada,  con goles de Sami Al Jaber y Fuad Amin, Arabia Saudita conseguía su primera victoria en la historia de una Copa del Mundo al derrotar 2-1 a su similar de Marruecos. Primera meta consumada.

    Solo cuatro días después, un gol solitario de Said Al Owairan al comienzo del encuentro sería suficiente para derrotar a Bélgica, donde aparecía el nombre de Marc Wilmots como figura, y conseguir así su segunda victoria y la clasificación a la segunda fase del torneo. De cenicienta a sorpresa en solo nueve días. Una emoción que solo se vive en una Copa del Mundo.

    En la fase de matar o morir, Arabia Saudita no podría superar a una poderosa Suecia se llevó la victoria con goles de Marin Dahlin y Kennet Anderson en dos oportunidades. Fahad Al Ghesheyan anotaría el último gol de “Los hijos del desierto” en su primera copa del mundo,  la única donde han podido trascender.

    En Rusia 2018

    24 años después, y nueve partidos repartidos en trio en las Copas del Mundo de Francia 98, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, Arabia Saudita busca en Rusia 2018 su tercera victoria en un Mundial y,  por qué no, repetir lo realizado en unos estadios que ni siquiera fueron construidos para jugar al fútbol sino para el fútbol Americano o el Beisbol.

    Arabia Saudita forma parte del Grupo A de la competencia donde enfrentará en la inauguración a Rusia y después cerrar ante Egipto y Uruguay.

    Pese a lo complicado que suena existe un aliciente que motiva a los árabes a soñar con trascender. En 1994 el entrenador que los llevó a los Octavos de final fue un argentino misma nacionalidad que Juan Antonio Pizzi, actual entrenador del seleccionado. Un dato mínimo pero que le suma un poco más de esperanza a “Los hijos del desierto”. Quieren volver a vivir un sueño.

    Javier Parra Peña.

    NAM

    Loading...