• ¡CAMBIEMOS EL MODELO DE GESTIÓN! Henry Ramírez propone un plan integral para el manejo de los desechos en Maracaibo, el casa por casa fracasó

    Apostando siempre al éxito de la gestión del alcalde de Maracaibo, Rafael Ramírez, acompañando su proyecto de devolverle la dignidad y la calidad de vida a Maracaibo, el líder del movimiento social «Avanza», Henry Ramírez, hace un prudente llamado de alerta y ofrece un plan integral  del manejo de los desechos y residuos sólidos que contempla un cambio estructural del modelo de gestión a mediano y largo plazo.

    En una entrevista exclusiva para NAM, Henry Ramírez explica a profundidad las razones por las cuales es necesario cambiar el modelo de gestión en materia ambiental, de desechos y residuos sólidos tomando en cuenta una coyuntura y una realidad que obliga a impulsar estrategias innovadoras, factibles, viables e imperecederas.

    Henry Ramírez, líder del movimiento social «Avanza», exconcejal de Maracaibo, excandidato a la Alcaldía de Maracaibo, con estudios de postgrado en ciudadanía, transporte, desechos sólidos; ambientalista, ecologísta, sensibilizado con el tema del reciclaje, del medio ambiente y de la cultura ciudadana  sostiene, con suficientes argumentos, la tesis de que el modelo de recolección de basura casa a casa fracasó. Y en el contexto político, social y económico de  la actualidad pareciera muy difícil reconstruirlo. Maracaibo ha crecido mucho, es la segunda ciudad del país, amerita una gran cantidad de camiones compactadores, una gran cantidad de trabajdores, combustible, respuestos y una disposición final adecuada para los mismos. Si solo queremos aplicar pañitos calientes y correr la arruga pues impulsar la recolección casa por casa seria una opción.

    Pero, si queremos ir a una respuesta integral que abarque todas las fases que amerita el manejo y control de los desechos y residuos sólidos, debemos cambiar este modelo de gestión anclado solo en recoger la basura.  En el mundo de hoy, recogerla solo es la fase más simple del manejo de los desechos y residuos, su aprovechamiento, su manejo eficiente, la protección del medio ambiente, la cultura ciudadana a su  alrededor, es lo que predomina en el mundo de hoy. En Europa, existen experiencias exitosas de un nuevo modelo de gestión en el abordaje de la basura que revelan cuánto se ahorra una municipalidad cambiando la estrategia y cuan pertinente es en el cambio de mentalidad, costumbre y conducta de la misma población, aplicar un modelo de gestión en desechos fundamentado en la clasificación, tratamiento y reciclaje de la basura, haciendo uso de centros de recolección y plantas de tratamiento.

    ¿Dónde nace la crisis de los desechos?

    Henry Ramirez recuerda, “Pasar de lo privado a lo público,  fue un error garrafal en el momento que se hizo, y sumó con otras circunstanciaras al caos que vivimos hoy en día,  cuando se le quita la concesión a la empresa privada Sabenpe, ahí comenzó la tragedia en Maracaibo, porque comienza el IMAU a asumir netamente la recolección y comienza un desastre en el tema de la recolección de la basura”.

     

    Otro tema  recuerda Ramirez, que sumó a la crisis de la basura en Maracaibo, fue la decisión política en el año 2008 a propósito de los resultados electorales, de sacar el cobro del servicio del Imau del recibo de la luz (cuando esta se cobraba por Enelven) , hecho con el cual estuve en desacuerdo y siendo concejal de Maracaibo, voté en contra de esa disposición.

    “Cuando aquí se cobraba la electricidad a través de los recibos de Enelven, los impuestos municipales y el servicio del IMAU iban incluidos en ese cobro –detalló Ramírez- y por miseria política, el cobro se suprimió del recibo, cosa que me pareció totalmente inadecuada, porque fue un daño que le hicieron a Maracaibo por motivos políticos y esto agrava la crisis”.

    Con el retiro de la concesión de Sabenpe y el retiro del pago a través del recibo de la electricidad, se fue agravando el tema de los desechos, entre otras cosas por una situación presupuestaria y por los mismos temas políticos y comenzó a deteriorarse de manera significativa la frecuencia en la recolección, el tratamiento de la basura, la disposición final, llegando a los niveles de emergencia que tenemos ahora mismo.

    “Vemos ahora –señala Henry Ramírez- vertederos a cielo abierto en toda la ciudad, donde se supone que son áreas verdes, parques, plazas, en las islas viales, en las márgenes viales, de dos a dos metros tenemos vertederos de basura a cielo abierto que convirtió esto en un caos”.

    Otra de las causas que expone Ramírez es que “desde hace tiempo, aquí se ha visto al IMAU y sus recursos como un botín, por donde han pasado algunos funcionarios que han hecho un muy mal manejo de los recursos desviándolos en detrimento de la ciudad”.

    El congelamiento de la tarifa, es decir del cobro del servicio, ha estado congelado por más de diez años: “Eso ha sido muy mal manejado por parte del Gobierno central –sostiene Henry Ramírez- y la basura dejó de ser un negocio para quienes se dedicaban a eso de manera formal, aquí había privados que tenían sus camiones compactadores y que ofrecían ese servicio a los municipios y dejó de ser atractivo en tanto llegó la hiperinflación, la crisis de combustible, el alza de los precios, la distorsión económica, ya no había como mantener las unidades, como dotar al personal y todo ha venido acumulándose para generar un verdadero caos en ese tema de los desechos”.

    El modelo de gestión fracasó

    El dirigente del movimiento social «Avanza», Henry Ramírez, viene trabajando en el tema de los desechos sólidos desde hace muchos años, incluso recogiendo experiencias exitosas, de Curitiba, Bogotá, Medellín, y obervando los ejemplos de la comunidad Europea,  España donde estudió, y otros países como Holanda, Suecia, Dinamarca, Noruega, donde el modelo de gestión en el abordaje de los desechos sólidos trascendió por completo.

    En el caso de Maracaibo, «la recolección casa por casa·, supone una serie de gastos muy cuantiosos en varios elementos, entre ellos, mantenimiento de las unidades, horas de viaje hasta el relleno sanitario, tiempo que se invierte en acudir barrio a barrio, urbanización a urbanización, con un déficit de camiones inmenso y con un personal que debes doblar en número y en pago, lo cual, económicamente, para la situación país que tenemos, hace inviable ese plan, lo hace perecedero”.

    “Estoy convencido y eso lo he expresado y lo mantengo de que es necesario y pertinente cambiar el modelo de gestión de recolección, transporte y disposición final de la basura, si nosotros seguimos haciendo lo mismo que se ha venido haciendo durante los últimos años, que no han dado resultado, obtendremos el mismo resultado que es el fracaso en el modelo de gestión. Albert Einstein lo dice ‘si queremos resultados distintos, hay que hacer las cosas de manera diferente’ no lo digo yo y aquí están las pruebas”.

    Ramírez insiste: “Si seguimos empeñados en recoger la basura casa por casa, que es lo que se ha venido haciendo desde siempre, vamos a tener como resultado el fracaso de la gestión. Debemos tener un plan para la emergencia, eso es cierto, aquí se dejó de recoger totalmente la basura, ésta se acumuló y hay que hacer lo que sea necesario para eliminar esos vertederos a cielo abierto que se formaron en la ciudad, pero paralelo a eso, hay que comenzar a viabilizar un modelo de gestión distinto que venga a consolidarse en el tiempo y sea autosustentable, duradero y eficiente”.

    ¿Por qué fracasó?

    En primer lugar, según refiere Ramírez, la transferencia de la competencia del sector privado al público, contaminó el sistema. Por otra parte, el alcalde no va tener los recursos suficientes ni las unidades suficientes ni el tiempo suficiente ni el combustible suficiente ni el personal suficiente para seguir aplicando un plan de recolección casa por casa.

    “Estamos hablando de una ciudad que tiene alrededor de 1.800 comunidades para las cuales requerirías de unos 300 camiones para que con una frecuencia de una semana estén recogiendo casa por casa, calle por calle, en todas estas comunidades y sencillamente no te va dar el tiempo, el tiempo que empleas en ir al relleno sanitario y disponer finalmente allí la basura, eso puede llevarte hasta cuatro horas que vas a perder allí y en la cual vas a dejar de acudir a una comunidad”.

    Nuevo modelo de gestión

    Como ya se dijo, Henry Ramírez viene estudiando y asesorándose sobre el tema del servicio de recolección de desechos sólidos. En esa trayectoria, el líder social ha recogido ideas fundamentadas en experiencias exitosas, para lo cual plantea un proyecto viable, sostenible, realizable e imperecedero.

    “Propusimos –la propuesta está allí- conformar cuatro cuadrantes, dividir a la ciudad en cuatro cuadrantes y en cada uno de ellos colocar una planta recicladora y una planta incineradora para tener dos sistemas en paralelo que funcionen de la mano; uno con el uso de camiones compactadores, que es el que hemos tenido históricamente, pero a la par otro con camiones de carga que serían destinados a recolectar todo aquel material inorgánico: vidrio, madera, plástico, cartón, tela, para llevarlos a las plantas recicladoras, éstas lo procesan y luego esa materia se vende para reinvertir”.

    Ramírez remarca que para que esta iniciativa tenga acogida y viabilidad hay que convocar a todos los recicladores de la ciudad –que los hay- a todos los empresarios interesados en el tema del reciclaje y con ellos coordinar planes que alimenten este proceso, entre los cuales está la campaña intensa de educación, de cultura del desecho, de reciclaje para enseñar a la población a clasificar la basura desde el hogar, a que la gente se vaya identificando e involucrando con esta nueva visión de un servicio público del cual sea también partícipe activo.

    “La idea es ir hacia una recolección selectiva, haciendo uso de tres pipotes, con tres colores identificativos de cada tipo de desecho y que eso sea de dominio público, mientras que para lo que no es reciclable, entonces se tienen los compactadores que llevarán todo aquello a las plantas incineradoras y allí se hace otro proceso. Estas son plantas que muchas de ellas ya han superado el tema de las emisiones de gases al ambiente, estas plantas existen y, yo creo que con un esfuerzo y con una articulación es factible adquirirlas, para eso no necesitas comerte el presupuesto”.

    Así sería el proceso:

    1. Cuatro cuadrantes cada uno con sus plantas recicladoras e incineradoras, cada uno con su número de camiones compactadores y de carga y cada uno con puntos clave de recolección o centros de recolección “cerrados” tipo galpones o tipo cuarto de condominio, donde la gente acude con su basura, la deposita en esos espacios y el camión acude hasta esos centros a recoger la basura y luego la distribuye a cada planta según sea el caso.

    Camiones de carga para los desechos inorgánicos

    Unidades compactadoras para desechos orgánicos

    1.- Una planta recicladora que tratará la basura inorgánica que debe ser reclasificada para el reciclaje: Madera, vidrio, plástico, goma, tela, hierro, aluminio, cartón, etc y también algunos orgánicos para realizar compostaje.

    2. Una planta incineradora sin emisiones tóxicas al ambiente donde el camión compactador llevará la basura orgánica: Restos de comida y afines para su incineración.

    3.- Cada comunidad está asociada a un cuadrante, cada cuadrante tiene un centro de recolección donde se depositará la basura previamente clasificada: lo que es orgánico en un espacio, lo que es inorgánico en otro y todo lo demás queda a ley de los camiones para cada recolección. Esos centros de recolección serán dispuestos con sus respectivos contenedores a tantos metros como grande sea la comunidad, a objeto de garantizar la mínima movilidad al vecino e igualmente aplica para el empresario, para el productor, para el comerciante.

    ¿Dónde se trasciende el casa por casa?

    En cada cuadrante –explica Ramírez- habrá el número de camiones de carga y camiones compactadores necesarios para que éstos acudan a los centros de recolección distribuidos en cada punto clave de cada comunidad a recoger la basura.

    Se dispondrán contenedores en puntos equidistantes en las comunidades, lo que se llama Puntos limpios, donde la gente acudirá a depositar su basura, puede ser por residencia un Punto de Recolección tipo condominio, tal como funciona en los condominios residenciales o las villas; estos cuentan con un cuarto o depósito de basura, donde el camión llegue a recoger, así mismo crearlos en cada comunidad, disponiendo del número de depósitos proporcional al tamaño demográfico de cada comunidad, eso es muy diferente a que cada persona saque la basura y la coloque en el frente de sus casas para que el camión, calle por calle y casa por casa la recoja.

    ¿Cómo está haciendo la gente hoy en día, acaso no salen con su basura en su carro o a pie, o le pagan a alguien, un carretillero para que les bote la basura y dónde la dejan, no es acaso en las avenidas, en las esquinas de las avenidas donde está el cúmulo de basura? Bueno, la gente ya está acostumbrada a sacar su basura y depositarla en la avenida, de manera que vendría siendo la misma práctica, solo que esta vez será bajo unos parámetros distintos, con una conciencia diferente, en unos espacios adecuados, cerrados y no que la basura sea exhibida en las calles”.

    ¿Dónde está el ahorro?

    “La planta incineradora –subraya Ramírez- nos va a permitir evitarle al camión ese largo recorrido hasta el relleno sanitario, donde se pierde tiempo, donde desgastas el recurso, cauchos, repuestos y muchas horas, un aproximado de tres a cuatro horas que se pierden en esos viajes”.

    Añade que “con la planta de reciclaje, no solo ahorras y le aportas soluciones al ambiente, sino que ese material reciclado y procesado la municipalidad lo puede vender y reinvertir ese recurso”.

    Basura cero

    Ramírez explica que existen países de Europa donde hay “basura cero” en las calles, ni siquiera en los hogares, porque la misma población se ha involucrado en el ciclo y en la dinámica del acertado manejo de los desechos sólidos: “La gente sabe cómo clasificar su basura en el hogar y acuden a los centros de recolección y muchas de estas plantas incineradoras y recicladoras compran la basura; esas plantas incineradoras son fuentes de generación de energía; nosotros aquí tenemos un problema grave de energía, ahí está una solución y, repito, no hay emanaciones tóxicas al ambiente, porque ya adelantos tecnológicos que permiten un manejo adecuado”.

    Otra idea son las Estaciones de Transferencia

    Alternativo a esta primera iniciativa, se plantea además otra idea que es la de las Estaciones de Transferencia: “Estas permiten que se conformen unas estaciones antes del relleno que permitan acumular allí la basura y allí camiones más grande pudieran trasladarlas hasta el relleno, pero, desde luego que, estas estaciones de transferencia deben tener unas condiciones particulares, ambientales, operativas e higiénicas apropiadas”.

    En todo caso, Henry Ramírez llama a explorar modelos de gestión distintos: “Estamos respaldando a nuestro alcalde Rafael Ramírez, creo que el plan de emergencia que se está llevando a cabo está bien encaminado como un plan de emergencia y ya comienza poco a poco a notarse la diferencia, pero insisto, es bueno que exploremos nuevos modelos de gestión más vanguardistas, más desarrollados, más exitosos y principalmente duraderos en el tiempo”.

    Parroquializar el servicio y  cultura ciudadana

    “Hay aquí dos elementos importantes, parroquializar el servicio y luego crear un gran voluntariado, que de hecho, ya hay un voluntariado, pero no a niveles que debería para una cobertura deseada. Un voluntariado donde si incorpore la comunidad, la escuela, los gremios, los empresarios, comerciantes y que ese voluntariado ayude y colabore con el alcalde y las autoridades que están haciendo un esfuerzo en tratar de limpiar la ciudad”.

    Henry Ramírez apunta a que si no nos involucramos todos con verdadera conciencia ciudadana en el proceso, el proceso no obtendrá los resultados esperados.

    “Todas estas propuestas las hago apostando al éxito del alcalde, porque el éxito del alcalde es el éxito de quienes convivimos en esta ciudad, quienes amamos y queremos esta ciudad y la queremos ver brillante y limpia como era antes y eso es apostar al éxito de la gestión del alcalde Rafael Ramírez que está haciendo un esfuerzo y la ciudadanía también debería aportar su esfuerzo, por eso propongo este tema del voluntariado, un voluntariado de limpieza; hay comunidades que lo hacen, que se preocupan por su ambiente, por sus plazas y las cuidan, las limpian, las mantienen. Hay grupos ecologistas, brigadas de ambientes, los scouts que sin ganar comisiones por eso, tienen sus cuadrillas de limpieza, de arborización, de siembra, de embellecimiento, de murales, limpiando las orillas del lago, reciclando; viven desplegándose también en estos planes, pero solos, en lo individual es muy difícil ver los resultados, mientras que un voluntariado involucrado, grande, robusto sí será efectivo”.

    Ramírez hace énfasis en que ningún modelo puede aplicarse sin contemplar una campaña intensa de cultura ciudadana “El tema de cómo rescatar los valores, cómo concienciar a la gente en cuanto al manejo responsable de la basura; qué día debe sacarla, como debe agrupara, cómo debe clasificarla, enseñar la importancia del reciclaje, la importancia de proteger el ambiente, entonces hay un componente educativo, hay un componente de rescate de valores y hay un componente de cultura ciudadana que debe incorporarse a todo modelo que se vaya a aplicar”.

    Desechos especiales

    El exconcejal hace mención también de la importancia de tener una línea de acción con algunos desechos especiales que existen que no son tan palpables, pero que existen y en grandes cantidades: «Los desechos hospitalarios, por ejemplo, hay aquí hospitales que no están manejando sus desechos de manera correcta; al fondo del Central, por ejemplo, hay allí una acumulación que es altamente contaminante. Pero, además, tenemos también otros desechos tóxicos como los aceites de motor, hay algunos desechos peligrosos que los producen algunas industrias que, incluso, están ancladas en la ciudad, desechos tecnológicos y además, está la maleza, están las ramas de árboles, toda una cantidad de elementos que deben estar incorporados en un plan integral del manejo de los desechos”.

    En conclusión

    “Es pertinente, la ciudad demanda cambiar el modelo de gestión, generar conciencia y cultura ciudadana, cultura del desecho, del reciclaje, cultura ambiental; convocar a las mejores voluntades de la ciudad para que ayuden, crear voluntariados comprometidos, sensibilizados, convocar a las ONG, asociaciones civiles y empresas que abordan el tema del reciclaje; en Estados Unidos la basura está industrializada, es un negocio industrial a gran escala, tengo la convicción que dentro del plan de urgencia, de emergencia diseñar un plan integral que aborde todos estos temas en la buena lid de recuperar nuestra ciudad”

    NAM/Ernesto Ríos Blanco

    Síguenos en nuestras redes sociales para que tengas toda la ¡INFORMACIÓN AL INSTANTE!

    Visita nuestro sitio web https://noticiaalminuto.com/

    Twitter: https://bit.ly/3kpAtzz

    Instagram: https://bit.ly/3jh0TnE

    Telegram: https://bit.ly/3Dvclo3

    Grupo de WhatsApp: https://chat.whatsapp.com/GlOEXjCuQ5I1uQbVzZig4m