• ¡AQUÍ AL DETALLE CÓMO OCURRIÓ EL CRIMEN! La Guaira: Teniente de Fragata mata a tiros a su superior por extenderle jornada de servicio

    Un Teniente de Fragata (T/F) ultimó a tiros con mucha saña a su superior en la Infantería de Marina, cuando éste le reclamó que no podía entregar la guardia hasta tanto cumpliera con una asignación pendiente tomada en esa jornada de trabajo y vinculada con el proceso de vacunación contra el COVID-19.

    Una fuente vinculada con ese regimiento informó que “no fue exactamente sanción, sino una orden para que cumpliera con una asignación pendiente que el superior le ordenó al Teniente de Fragata (T/F) Maikel Sucre Oviedo, y este no la había cumplido. Solo le dijo que no podía entregar su guardia hasta tanto entregara “un material pendiente” y eso fue lo que desencadenó en el crimen”.

    De acuerdo con el relatante la situación se generó cuando “Él (superior) estaba dándole las instrucciones al grupo de guardia y le dijo a este T/F que no podía entregar el servicio. Se lo dijo de la mejor manera, sin regañarlo, todos lo presenciamos, (…) y a lo que el superior se volteó, el T/F desenfundó la pistola, la cargó y le dio cinco tiros en la cabeza delante de todo el mundo”.

    La víctima fue identificada como Teniente Coronel (T/C) Luis Torres Gil. El informante relató que, en al final de la jornada de servicio, Torres Gil se dirigió a dos de sus subalternos: Sucre Oviedo –ya precitado- y el Teniente (TN): Dionel Briceño Molina para advertirles que aún tenían tareas pendientes antes de entregar la guardia.

    “El T/C los llamó y les preguntó por lo que habían hecho cada uno en la actividad de vacunación que se estaba efectuando en la sede de la enfermería del ENGSB; el TN le respondió al superior que había coordinado café para el personal de sanidad naval, a lo cual Torres Gil le respondió que no era suficiente; el T/C se dirigió, entonces, al T/F Sucre Oviedo haciendo la misma pregunta y éste respondió que aún no había hecho nada, por lo cual Torres Gil le reprendió diciendo que se quedara en el servicio hasta que cumpliera con la asignación. Acto seguido, Torres Gil se volteó y fue cuando Sucre Oviedo sacó el arma y le propinó un disparo a la altura de la nuca y luego que cayó, le disparó dos veces más en la cabeza, dejándolo sin signos vitales”.

    El victimario fue puesto a la orden de las autoridades de justicia castrenses.

    NAM

    Loading...