• ¡ANOREXIA SEXUAL! El mal que le está robando la calma de las mujeres

    La carencia de libido sexual es un problema real y, aunque, muchas mujeres prefieren callar, les está robando la calma. El sexo es uno de los privilegios del ser humano, la manera de encontrarte con tu pareja y, por ningún motivo hay que hacerlo por obligación. ¿Sientes que tu apetito ya no es el mismo? La anorexia sexual es el mal que le está robando la calma a las mujeres. A veces la rutina y el estrés pueden provocar que el deseo por tu pareja disminuya, pero si ya se volvió permanente, ¡cuidado!

    Es posible que en tu vida hayas tenido un cambio físico o emocional, que alteró tu actividad en la cama. Así mismo, la baja autoestima o los problemas no resueltos durante la infancia pueden influir.

    ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ANOREXIA SEXUAL?

    Desde el momento que una persona reduce la cantidad de relaciones sexuales, tiene poco interés y difícilmente llega al grado de excitarse, los focos rojos se encienden. Además, la sensibilidad en los genitales ya no es la misma.

    ¡Ojo! Estamos hablando de anorexia sexual, cuando los síntomas anteriores se presentan por un periodo mayor a 6 meses.

    “Un estado obsesivo en el cual la tarea física, emocional y mental de evitar el sexo domina la vida de alguien. Como morirse de hambre, la privación del sexo puede hacer a alguien sentirse más poderoso y protegido contra las amenazas”, Patrick Carnes.

    ¿POR QUÉ SUCEDE?

    • Exceso de pornografía: De acuerdo a la psicóloga, Emma Ribas, el sexo que vemos en las películas para adultos termina atrofiando los pensamientos, pues el ser humano tiende a imitar y en la realidad ese tipo de experiencias sexuales resultan ser muy desagradables.
    • Abuso físico: Es posible que aquellas personas que sufrieron abuso físico pierdan el interés por el sexo.
    • Problemas de pareja: Cuando no llevas una relación sana, el estrés y la falta de comunicación acaban con el deseo por el otro.
    • Prejuicios: Nadie tiene la culpa de las ideologías que les inculcaron de pequeños. Sin embargo, hay creencias religiosas o culturas que reprimen la expresión durante el acto sexual.

    Soy Carmín

    Loading...